10 consejos para buscar tu primer empleo

buscar_primer_empleo

Ingresar en el mundo laboral no es fácil. Cada día, hay más competencia; y tu CV debe pasar los primeros filtros para conseguir el trabajo deseado. Hoy, te damos 10 consejos para buscar tu primer empleo.

El CV es la carta de presentación frente al reclutador; y debe estar bien hecho para que el profesional de recursos humanos entienda qué tipo de profesional sos.

Los candidatos deben contar con un perfil bien definido, aunque aún no tengan experiencia. De este modo, es necesario que el reclutador pueda ver las habilidades y la posibilidad de crecimiento dentro de la empresa.

Los futuros colaboradores han de tener un conocimiento variado y específico, así como también una actitud positiva, un pensamiento analítico, creatividad…

Como futuro colaborador, debés entender los requerimientos que tiene la empresa, qué valores promueve, cuál es su visión… Al disponer de esta información, sabrás si ese lugar es para vos.

Para buscar el primer trabajo, podés aprovechar las herramientas tecnológicas disponibles: programas para crear CV atractivos, portales de empleo como Computrabajo y las redes para hacer networking.  

10 tips para encontrar tu primer trabajo

  1. ¿Qué estás buscando? Es importante saber qué querés en este momento profesional y cuáles son tus próximos pasos. Si acabás de terminar la carrera, puede ser que prefieras un trabajo relacionado con tus estudios. En otros casos, puede ser que desees un trabajo de verano o temporal para compaginarlo con los estudios. Asimismo, puede ser que te incorpores tarde al mercado laboral. Por eso, debes segmentar la búsqueda y conocer tus peticiones, competencias y conocimientos.
  2. Habilidades: aunque no tengas experiencia, sí tenés fortalezas. Es importante que las identifiques para poder ponerlas en el CV; y al mismo tiempo, poder hablar de ellas durante la entrevista. Hacer un DOFA personal puede ser de gran ayuda.
  3. Un CV perfecto: este consejo sirve para cualquier profesional que busque empleo. Es necesario revisar todos los apartados, tener en cuenta la ortografía, la formación y el extracto. Podés ver en nuestro canal de YouTube, algunas recomendaciones para redactar un buen currículum vitae.
  4. Crear una marca personal: no hace falta ser un especialista para trabajar la marca personal. ¿Qué es lo que te diferencia del resto? ¿En qué buscás enfocarte? ¿Cuál es tu ventaja competitiva? Las respuestas a todas estas preguntas te ayudarán a empezar a construir tu marca personal.
  5. Ser metódico en tu búsqueda: a la hora de buscar empleo, es importante ser metódico y hacer un seguimiento de las candidaturas, de tu correo electrónico y revisar el spam, por si hubieran intentado contactarte. Es esencial que cuando apliques a un empleo, leas correctamente la oferta, aportes un CV actualizado y añadas una carta de presentación, si así lo piden.
  6. Seguir formándote: actualmente, todos los profesionales deben seguir estudiando a lo largo de su carrera profesional. Podés realizar cursos oficiales, formaciones en la red, incorporar conocimiento prácticos sobre alguna afición… Así, es central actualizarte constantemente para no quedar obsoleto. Las lecturas también pueden ser una buena manera de aprender.
  7. Ser positivo: puede ser que vayas perdiendo la ilusión durante tu búsqueda. Pero pensá que la actitud es fundamental; y a veces, más que la experiencia laboral. Para encontrar tu primera oportunidad laboral, es necesario ser positivo, buscar opciones e ir aprendiendo a lo largo del camino.
  8. Cartas de recomendación: otra opción para llamar la atención de los gestores de talento, es adjuntar cartas de recomendación. Podés pedirlas a profesores, a personas con las que hayas compartido algún momento difícil; e incluso, a compañeros de equipo, si practicás un deporte.
  9. Buscar un mentor: cuando empieces a trabajar, es recomendable que busques un mentor para que te asesore y te ayude a crecer. Asimismo, podés realizar esta búsqueda con anterioridad. En efecto, puedes pedirle a un profesor o contactar con algún profesional al que admires para que ocupe este rol.
  10. Un buen perfil en Computrabajo: lo hemos mencionado al inicio, pero sacale el mayor provecho a la tecnología para conseguir trabajo. Por ello, creá un perfil en Computrabajo, con toda la información necesaria, actualizado; y revisá las ofertas a las que te postulás directamente desde el portal. Podés realizar también el test de competencias y ampliar la información personal y profesional, muy útil para el gestor de Recursos Humanos.

Cómo hacer un CV sin experiencia

Enfrentarse al currículum por primera vez puede dar miedo, pero todos hemos empezado así; y los reclutadores entenderán perfectamente tu situación.

Hay que mantener la estructura habitual de un currículum: datos personales, extracto, formación y habilidades. Si no tenés experiencia, entonces no detallarás ese apartado. Sin embargo, si considerás que hay algo que hayas hecho que pueda ayudarte en el empleo, es aconsejable añadirlo.

Te recomendamos adaptar el CV a cada oferta a la que apliques. Revisá las keywords de la oferta de empleo e intentá adaptar tu currículum para que las muestre. Podés ver más de este tema aquí.

Normalmente, la formación no ocupa un lugar tan destacado. Pero al no contar con experiencia, es importante que RR.HH. sepa cuáles son tus estudios, para saber cómo podés encajar en la empresa.

En lugar de “Experiencia Laboral”, usá el apartado para contar la “Experiencia Relevante”. Por ejemplo, si has sido voluntario ayudando a construir casas; o bien, has realizado la venta de pasteles o cupones para un viaje de fin de curso. Todas estas actividades pueden formar parte de tu CV.

Igualmente, podés usar los logros conseguidos. Por ejemplo: algún premio durante tu educación, el crecimiento tras alguna acción concreta, algún aprendizaje vital, etc.

Habilidades

En esta sección, es donde tu CV cobra vida. Las competencias cada vez tienen más importancia y pueden ser una forma de demostrar tu marca personal.

Revisá la vacante de empleo y pensá cuáles de tus habilidades podrían encajar en la empresa y en ese perfil laboral.

Las habilidades blandas o soft skills son los rasgos de comportamiento que el reclutador tendrá en cuenta, para saber si podés encajar en el equipo y en la cultura de la organización. Por ejemplo: flexibilidad, creatividad, trabajo en equipo, resiliencia y comunicación.

Por otro lado, las habilidades duras o hard skills están vinculadas con los conocimientos específicos del sector y la experiencia técnica. Así, se puede mencionar la capacidad de trabajar con ciertos programas o determinados softwares.

Ahora que conocés todos estos consejos, es hora de ponerse manos a la obra y encontrar tu primer empleo. Redactá un buen currículum, creá tu perfil en Computrabajo y postulate desde la web o la app. Cuando llegue el momento de la entrevista, revisá nuestros consejos y triunfá en el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.