10 preguntas y respuestas para una entrevista con el CEO

entrevista_ceo

Si las entrevistas ya suelen ser estresantes, preparar la última puede terminar con la paciencia que te quedaba. Sin embargo, no es momento de tirar la toalla. La entrevista con el CEO puede intimidar, pero si sale bien, seguramente obtengas el trabajo.

Para prepararla bien, es importante que practiques algunas de las cuestiones que te pueden preguntar y mantengas así los nervios a un costado.

Todas las recomendaciones que te hemos dado en artículos anteriores sirven para triunfar en esta última etapa del proceso. Aunque te vamos a dar algunos consejos más para que salgas con calificación positiva de ese encuentro.

Preguntas de la entrevista

1. ¿Por qué has cambiado tanto de trabajo?

Ya mencionamos que los reclutadores se fijaban si habías cambiado con asiduidad de empleo. Esta pregunta no implica una connotación negativa: el director quiere comprobar si podés comprometerte con una empresa.

Contale el porqué de esos cambios. Sé sincero y evitá la crítica constante a tus anteriores empresas o mánager.

Focalizá tu respuesta en las experiencias y cómo han construido de forma positiva, tu plan de carrera. Decile que has estado buscando el empleo en donde poder crecer y encajar con la compañía.

Si los cambios se deben a una necesidad de crecimiento, exponelo, ya que avanzar en tu carrera no debe ser motivo de desconfianza.

2. ¿Te han despedido alguna vez? ¿Por qué?

Aunque esta pregunta no es habitual, a veces, algunos directores quieren ver cómo reaccionás, es decir, si sos sincero, si aprendiste algo y cómo recordás el suceso. ¿Te sirvió para crecer o aún no lo has superado?

Hablar de las experiencias pasadas puede suponer que te pregunten sobre el despido. No es fácil hablar de este tema. Por ello, es recomendable que practiques en casa.

La respuesta influye, pero también la comunicación no verbal. Cualquier gesto desafortunado puede traicionarte y darle una impresión errónea al entrevistador.

Más de la mitad de los profesionales ha sido despedida alguna vez, así que no tiene por qué darte vergüenza. Explicá los motivos por los que sucedió, qué aprendiste en el proceso y cómo ha ayudado ese cambio a tu carrera.

Aunque parezca raro, en ocasiones, los despidos pueden suponer un crecimiento profesional, que por otro lado, no se produciría.

3. ¿Qué expectativas tenés para este año?

La mayoría de los CEO quiere saber qué esperan conseguir los candidatos una vez que han sido contratados.

Hablá como si ya formarás parte de la empresa. Los reclutadores y jefes de departamento se han asegurado de que tenés la formación necesaria. Con esta cuestión, quieren ver cómo podés ayudar a crecer a la compañía.

Una buena respuesta es aquella que combinará tus habilidades con tus fortalezas, creando una imagen potente en la mente del director. Usá experiencias pasadas y ejemplos concretos para justificar tu respuesta.

4. ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

“¿Sentís pasión por lo que hacés?”. Esta pregunta solo quiere confirmar si lo que hacés te gusta. Las empresas saben que un colaborador motivado es mucho más productivo y tiene más posibilidades de llegar al éxito.

Debés ir más allá del salario y el crecimiento. Mostrá de forma contundente, por qué te dedicás a esto y no a otra cosa.

5. Contame alguna ocasión en la que sentiste que habías triunfado laboralmente

Usá las técnicas de storytelling para responder. Presentá la situación, desarrollá el nudo (los problemas o adversidades que tuviste) y dale un final.

Contar una historia puede ayudarte a conectar con el interlocutor y crear una relación de empatía entre ambos. No menosprecies el poder que esta pregunta puede tener en tu candidatura.

6. ¿Cómo te describiría tu último jefe?

Puede ser una “pregunta trampa”, sobre todo si dejaste el último empleo con un sabor amargo. Pero esta cuestión sirve para conocer mejor tu personalidad.

Es la manera de poder hablar sobre cómo tu forma de ser y experiencia encajaban en tu última posición. Si tuviste una experiencia negativa, compartí lo que aprendiste, cómo desarrollaste la resiliencia y cómo superaste los desafíos de trabajar con alguien incompatible con vos.

7. ¿Qué es lo que más valorás de esta empresa?

Espero que hayas investigado en profundidad la empresa. Solo así, podrás salir airoso de esta pregunta.

El CEO quiere saber si entendés los valores de la empresa y la misión. Y sobre todo, si los compartís. Muchos candidatos abandonan la empresa por un problema de incompatibilidad de valores.

8. ¿Cómo te sentís los lunes?

Según un estudio, el 66 % de los reclutadores busca a candidatos automotivados y el 72 % quiere contratar a candidatos con una actitud positiva.

Así que nada de hablar de la depresión de los lunes. Contale que es lo que más te motiva de empezar nuevamente la semana: los desafíos que tenés por delante, el trabajo en equipo, la posibilidad de aprender algo nuevo…

Nadie mejor que vos conoce por qué tus lunes son positivos.

9. ¿Qué hacés en tu tiempo libre?

En los últimos años, las preguntas sobre los hobbies se habían reducido. Pero con el incremento de la necesidad de conocer mejor a los candidatos y apreciar sus habilidades blandas durante las entrevistas, es necesario hablar del tiempo libre.

Como hemos comentado anteriormente, hay hobbies que pueden ayudarte a desarrollar nuevas habilidades o mejorar las que ya tenés. Si practicás algún deporte, contale qué es lo que te gusta y lo que aprendés con él.

Si te encanta leer, comentale el último libro que has tenido en tus manos, etc. Es la ocasión de mostrar un poco más de vos por fuera de la faceta profesional.

10. ¿Qué es lo primero que harás cuando empieces a trabajar aquí?

Aún no es el momento de saltar de alegría. Centrate en responder esta respuesta y dar la sensación de que ya te ves allí, trabajando el próximo lunes.

No hay una sola solución correcta para esta pregunta, así que sentite libre de mostrarte un poco más. Pensá en qué hiciste en otros trabajos o cómo se sintieron antiguos compañeros al llegar.

El compromiso que se genera los primeros meses con la empresa es vital para tener una relación sana.

Si la entrevista con el CEO ha terminado, no te olvides de los pasos que debés dar antes de irte. Agradecé el tiempo que te han dedicado, ofrecé la posibilidad de responder cualquier duda, si les surge más tarde, y abandoná la sala de entrevistas con una gran sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *