7 criterios para elegir la empresa de tu vida

criterios_escoger_empresa_de_tu_vida

Elegir un puesto de trabajo va más allá de decir sí o no a una oferta laboral. Tenés que pensar que ese próximo paso afectará tu día a día y tu futuro.

Para decidir realmente si una empresa encaja con vos, debés hacerte unas cuantas preguntas que te ayudarán a confirmar que vas a dar el paso correcto.

  1. Trabajar por un propósito

8 horas al día (a veces, incluso más) son las que pasan las personas en el trabajo. Invertir tanto tiempo en un proyecto debe estar acompañado de un propósito.

Seguramente, lo que te ha venido a la mente es llegar a fin de mes. Sin embargo, no parece una meta fácil, si estás de lunes a viernes mirando el reloj minuto a minuto y no participás en ninguna iniciativa que te satisfaga.

Trabajar por un propósito puede ser altamente beneficioso, ya que significa que esa inversión de tiempo no parece insignificante, sino que cobra un valor más allá del monetario.

¿Te sentís orgulloso de lo que hacés? ¿Sabés realmente por qué lo hacés? Analizá esas cuestiones y con la respuesta que obtengas, sabrás si ese puesto es para vos o no.

  1. ¿Qué habilidades desarrollarás o potenciarás?

El mundo cambia muy rápido y la tecnología hace que esos cambios se implementen de forma constante y sin descanso. ¿Tu empleo te permitirá desarrollar nuevas habilidades?, ¿te mantendrá en contacto con la tecnología y los avances?

Un médico debe estar constantemente aprendiendo nuevas técnicas. Aunque puede ser que en su día a día no las utilice, podrán ayudarlo a diagnosticar mejor y conocer métodos más eficientes para realizar sus tareas.

Pensá si realmente ese cambio que estás valorando contribuirá a incrementar tu experiencia laboral y si te va a ayudar a seguir construyendo tu carrera profesional, o como mínimo, si será un primer paso para conseguir tus objetivos.

  1. El tamaño de la empresa sí importa

Como siempre, todo depende de vos y tus necesidades. Tanto las empresas grandes, así como las pequeñas, tienen puntos positivos y negativos.

Por ejemplo, en una multinacional, seguramente debés especializarte más, ya que las tareas suelen ser asignadas de forma específica a cada departamento. Si tu intención es especializarte en un campo o ámbito concreto, puede ser tu lugar.

Las empresas pequeñas suelen tender a que cada persona desarrolle más de una actividad y seguramente, podrás probar más de un área o tarea.

En las startup, tendrás oportunidad de participar en equipos multidisciplinares, donde todo aquel que tenga una idea puede aportarla y desarrollarla, independientemente de su especialización.

¿Qué necesitás en este momento? ¿Cómo encaja en tus planes de futuro?

  1. Valores que promueve la organización

Es difícil ser vegetariano y trabajar en una carnicería. Puede ser que lo consideres, si el salario es alto. Pero a la larga, seguramente, cada vez que tengas que cortar la carne, sentirás escalofríos.

Con los valores de la organización, sucede lo mismo. Puede ocurrir que convivas con ellos, pero si no los compartes, acabarán afectando tu compromiso. Así, podrás encontrarte en encrucijadas y deberás escoger entre tus valores y los de la empresa.

Recordá leer la misión, visión y valores de una compañía antes de aplicar o asistir a una entrevista. Si congregás con esos valores, seguramente tu idoneidad sea mayor que aquel que no lo haga.

  1. Ambiente laboral y oportunidades de carrera

Estas cuestiones podés preguntarlas al reclutador durante la entrevista, pero sin duda, la información más veraz la extraerás de las valoraciones y comentarios de trabajadores y excolaboradores que estén publicadas en CompuTrabajo. Pensá realmente qué necesitas para sentirte realizado como profesional en una empresa.

El ambiente laboral es una parte esencial; lo vivís diariamente y puede suponer que consigas o no tus objetivos. Si sos una persona que valora trabajar en armonía y colaborar con compañeros, este punto puede suponer una inflexión a la hora de optar  o no por un trabajo.

Otro punto son las oportunidades de carrera dentro de la empresa. Si al empezar un proyecto en una nueva empresa, ya sabés que no habrá oportunidad de crecer, cuando domines las tareas, seguramente buscarás otro lugar donde crecer. Puede parecer intrascendente cuando comenzás un proyecto, pero a la larga, no disponer de oportunidades de carrera para crecer dentro de la compañía puede suponer que tu motivación y tu rendimiento disminuyan.

No hay peor situación que aburrirse en el trabajo. Las horas diarias trabajadas te pueden parecer días o semanas; así que por tu salud mental, es importante saber que la empresa favorece el crecimiento y da oportunidades para ello.

  1. Evaluaciones y líderes

Las evaluaciones forman parte del trabajo; no solo los informes, sino también los comentarios y críticas constructivas del trabajo. ¿Cómo te gustaría que te evaluaran?

Parece una utopía, pero realmente el feedback constante permite la mejora. Saber cómo serán las evaluaciones, tanto por parte del mánager, como del trabajador, puede significar un punto positivo para decidir o no por una oportunidad u otra.

Las formas de liderar son de suma importancia. La mayoría de los abandonos se deben a la incompatibilidad con el jefe, ya sea por estar siempre detrás del colaborador o bien por no comunicar correctamente qué se espera del departamento.

Todo suma. Al fin y al cabo, cuando decidís trabajar en una empresa, lo hacés llevado por la motivación y la ilusión, con ganas de aportar lo mejor de vos mismo y remar conjuntamente para alcanzar los objetivos.

  1. ¿Es compatible con tu vida?

Esta pregunta puede depender del momento vital en el que te encuentres. Hay etapas en las que todo gira en torno al trabajo. Sin embargo, no suele ser sano para la persona, ya que termina perdiendo de vista el significado real de la vida.

La empresa debe facilitar la conciliación con otros aspectos importantes para tu desarrollo. Por ejemplo, si estás estudiando, es importante que puedas ir a clases; o si tenés hijos, que les puedas dedicar un tiempo de calidad.

Formar parte de una organización no debería suponer dar la espalda al resto de las cosas que hacés diariamente. Compartir tiempo con amigos y familia, practicar deporte o estudiar son esenciales para alcanzar la felicidad y desarrollarte como persona y profesional.

Estar motivado es genial, pero eso no debe suponer dejar de hacer otras cosas que te apasionen o te diviertan. La combinación de ambos mundos es el ideal al que debemos aspirar.

Con todos estos puntos claros, es el momento de postular a aquellas empresas que coinciden con vos y con tus objetivos profesionales. ¡Suerte!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *