Adelantate al cambio: es el momento de dar otro paso en tu carrera

buscar_empleo_trabajando

En algún momento de tu carrera profesional,  podés encontrarte en un empleo que no termina de ofrecerte el desarrollo personal y los desafíos que necesitás.

Una gran mayoría de trabajadores busca un nuevo trabajo mientras todavía se encuentra empleado. Debés ser cuidadoso y buscar correctamente: no te conviene que la empresa para la que trabajás actualmente conozca tus intenciones antes de que encuentres algo que te satisfaga.

Es importante que cuando dejes un empleo, lo hagas de la mejor manera posible, ya que nunca se sabe qué podés necesitar o con quién te podés encontrar en un futuro.

¿Cómo debés buscar empleo en esa situación?

1. Hacelo de forma discreta y confidencial

Si deseás que un secreto siga siéndolo, no se lo cuentes a nadie. Podés compartirlo con la familia, pero en el trabajo es mejor no mencionar los planes que tenés en mente.

Seguramente, confíes en tus compañeros, pero un descuido o la sensación de que algo ocurre puede alertar al resto del equipo.

En esta situación, es mucho mejor hacerlo de forma discreta y que se sepa una vez que tengas una fecha de incorporación y se lo hayas comunicado a tu jefe directo.

Hacer las cosas bien te puede ayudar a emprender ese nuevo ciclo con el pie derecho.

2. Entrevistas y llamadas fuera del horario laboral

Si buscás empleo a través de un consultor, indicale que estás trabajando y que no podés recibir llamadas durante tu horario laboral.

Si por el contrario, realizás la búsqueda de empleo a través de portales web o networking, comentale a la persona que te contacte que actualmente estás trabajando y que no querés que el proceso incida en tus tareas diarias.

Sabemos que a veces es difícil y puede ser que alguna entrevista se programe durante la jornada laboral. En esos casos, pedí un día libre o de asuntos personales para poder asistir al encuentro.

3. Revisá tus datos de contacto

Como siempre, cuando llega el momento de cambiar de empleo, debés revisar tu Currículum Vitae y comprobar que tenés actualizado tus datos de contacto, email y teléfono, así como también que está escrita la última experiencia laboral y tus últimas formaciones.

Es central que hagas esta revisión antes de empezar a aplicar a cualquier vacante, ya que un mal CV puede hacerte perder la oportunidad de trabajar en aquello que deseás.

4. Buscá trabajo en tu tiempo libre

No debés realizar una búsqueda exhaustiva durante tus horas laborales. Realizá esa tarea en tu tiempo libre, en el que  podrás informarte mejor de la compañía, los beneficios y valorar si esa empresa encaja o no en tu plan de carrera.

No uses recursos de la empresa para buscar trabajo. Aunque borres el historial de navegación, hay empresas que disponen de sistemas de monitorización de los accesos a la red donde se guardan los logs y se registra la actividad de cada equipo informático.

Tampoco uses el teléfono de la empresa o el mail corporativo como forma de contacto.

Si durante tu jornada encontrás alguna oferta, enviala por correo a tu casilla personal y ya la leerás con detenimiento más tarde durante la comida o en tu rato de descanso.

No es apropiado usar el tiempo laboral para buscar una mejora laboral. Ese comportamiento puede ser perjudicial para el resto del equipo e incumple la primera regla que te hemos dado.

5. Vigilá con las redes sociales

Puede ser que tengas compañeros o jefes en tus redes sociales. Por esl, intentá no publicar nada relacionado con la búsqueda de empleo.

Es obvio que las redes sociales se utilizan actualmente para buscar empleo, pero intentá que no se muestre nada en tu perfil que alerte a tus conocidos. Nunca se sabe hasta dónde puede llegar una información publicada en Facebook o Twitter.

6. Actualizá tu perfil de LinkedIn

Si tenés un perfil en LinkedIn, acordate de actualizar la información, tal y como has hecho en el CV, y también la configuración de esta red social.

Asegurate que al aplicar a una oferta o actualizar cualquier cosa, tus contactos no reciban ninguna notificación.

Una gran cantidad de actualizaciones puede alertar a tu empresa de que estás buscando una nueva oportunidad laboral.

7. Contactos de referencia

Siempre, recomendamos añadir cartas de referencia a tu candidatura para que tenga más peso en el proceso. Sin embargo, lo que no recomendamos es poner los datos de referencia para que contacten con esa persona.

Es mejor dar los datos una vez que la empresa los pida. Ante todo, para no vulnerar la privacidad de esa persona y dar los datos sin el consentimiento.

Y segundo, porque si la empresa los pide, podés avisar a esa persona de que recibirá una llamada para evaluar la candidatura. Y así, no habrá confusión y las dos partes estarán informadas del contacto y de la posible llamada.

Comunicá correctamente que te vas de la empresa

Si el proceso anterior ha dado los resultados esperados, es el momento de comunicar a tu mánager que has decidido cambiar de rumbo.

Es un momento difícil, ya que nunca sabés cómo va a reaccionar tu interlocutor. Por ello, pedile que te reserve un hueco en su agenda para poder hablar solos.

Prepara el discurso y qué querés decir. Establecé los puntos clave y da un porqué. Seguramente, te lo preguntarán, así que mas vale tener la respuesta preparada.

No conviertas esa reunión en un encuentro de reproches: centrate en el nuevo objetivo y da las gracias por la oportunidad que te ha brindado la empresa hasta el momento.

Seguí los pasos indicados para poder hacer el traspaso de poderes y facilitá la labor cerrando temas pendientes o creando un sistema de seguimiento de tu trabajo. Esto, para que tu sucesor no tenga problemas cuando se haga cargo.

Finalmente, elaborá los documentos necesarios para Administración y Recursos Humanos. De este modo, el cambio no será brusco y te ayudará a cerrar una etapa y abrir otra distinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *