Aprender, reinventarse y venderse: claves para no perder atractivo como profesional

aprender_reinvertarse_venderse

Hay varias acciones que un profesional puede hacer para parecer más atractivo en una entrevista de trabajo; y no, no tiene que ver con la ropa o el corte de pelo.

Cuando se visita un supermercado, hay veces que llaman la atención productos que ni siquiera estaban en la lista. Su envase, el lugar donde se los encuentra, o incluso, el anuncio de su estantería hace que se lo coloque en el carrito de compras.

No quiere decir que un candidato deba hacer publicidad, pero sí es importante la estrategia de venta de sus habilidades.

Según Pilar Llácer, responsable de investigación de Work of Future en EAE Business School, el oficio de buscar trabajo tiene más que ver con el marketing que con el área de Recursos Humanos.

Así pues, hay tres claves que son primordiales a la hora de parecer atractivo a un reclutador durante tu búsqueda de empleo.

1. Aprender

En el caso de los profesionales, es necesario que el aprendizaje sea continuo y proactivo. Nadie puede quedarse rezagado: ya no vale con tener un título. Ahora, es necesario que la persona siga formándose para hacer frente a las novedades y desafíos que supone el trabajo.

La forma de aprender también ha cambiado. Actualmente, muchos cursos, másteres y postgrados están pensados para personas que trabajan, es decir, que el contenido diario está sintetizado y posee una gran carga práctica.

Esto permite que aquel que lo esté estudiando puede aplicar con rapidez lo aprendido y ajustar sus horas de estudio a su jornada laboral.

Si te has graduado hace poco y no has tenido tu primer empleo, es el momento para añadir a tu plan de carrera cursos formativos para poder ser competitivo en el mercado, no solo en la búsqueda de trabajo.

La pandemia ha generado la necesidad de ser digitales y pensar de forma diferente para poder enfrentarnos a desafíos diarios que hasta ahora nunca nos habían preocupado.

Recuerda que todo este aprendizaje debe estar plasmado en tu currículum. Si no comunicás lo que estás haciendo, seguramente nadie lo sepa. En este caso, volviendo a la analogía de los productos: si no lo dices, no existes.

2. Reinventarse

Es curioso que la palabra “reinventarse” siempre llegue a los profesionales senior. Es casi como un mantra en la mayoría de los consejos para encontrar trabajo a partir de los 50 años.

Sin embargo, todo candidato debe reinventarse al terminar un ciclo y empezar otro. No es fácil y muchas veces requiere de la ayuda de un profesional para detectar fortalezas y debilidades, para establecer un plan de acción eficiente.

Cuando terminamos un trabajo, una carga emocional queda con nosotros. Lo mismo ocurre cuando llevamos un tiempo sin empleo; o bien, cuando nunca hemos trabajo antes.

En este caso, sucede que cada persona tiene diferentes esferas y aunque debe prevalecer la transparencia, muchas veces las personas existen capas y mecanismos para actuar en diferentes ámbitos.

La reinvención no siempre consiste en cambiar de sector o de perfil profesional. En ocasiones, simplemente se trata de conocer realmente que queremos y trabajar en exclusiva para conseguirlo.

Para ejemplificar: Liliana es administrativa en una gran empresa. Debido a la crisis del COVID-19, se ha quedado sin empleo. Debe empezar a buscar uno nuevo para salir adelante.

Reinventarse no significa que Liliana busque un trabajo que no sea de Administrativa, significa que buscará en los portales de empleo, como CompuTrabajo, qué vacantes hay y qué habilidades se precisan.

Con esta información, realizará algún curso o actualización de sus conocimientos y modificará su CV para que encaje con las ofertas que mejor se adaptan a su perfil profesional.

También, elaborará una lista de sus fortalezas que le serán de ayuda durante las entrevistas, donde deberá mostrar todas sus cartas. A la vez, puede hacer un listado de las empresas a las que le gustaría entrar a formar parte y qué beneficios o características debe tener el empleo para aceptar.

Hay muchas formas de reinventarse. A veces, puede ser cambiar de dirección; y otras, simplemente actualizarse. Lo importante, como en la formación, es no quedarse nunca atrás.

3. Venderse

Puede ser que la palabra suene un poco mal; y seguramente, causa rechazo en muchas personas. Sin embargo, “venderse” hace referencia a presentarse uno mismo como la persona indicada para ese puesto.

En este caso, se habla de “branding personal” y de practicar las habilidades necesarias para mostrar lo mejor de uno mismo ante una entrevista o un compañero de trabajo.

En ningún caso, “venderse” significa mentir, sino más bien tener habilidades comunicativas para saber dar a conocer las fortalezas de uno mismo y hacerlas visibles.

Practicar diariamente el branding personal te ayudará a crear una reputación entorno a vos como profesional. No hace falta hacerse famoso, simplemente se pueden usar las redes sociales o un blog para escribir y comentar sobre temas que te interesen.

Realizar estas acciones de forma continua te ayudará a entrenar esa habilidad que es muy preciada por las empresas. Un buen vendedor es de utilidad a la hora de dirigir equipos, promocionar la empresa; o incluso, aumentar las ventas, independientemente del departamento en el que se trabaje.  

Lo importante es que vos mismo conozcas tus fortalezas y tus puntos fuertes. ¿Qué te hace ser bueno en tu trabajo? Responder esta pregunta con seguridad puede ser el punto determinante entre conseguir un empleo o no.

Nuevas habilidades para una nueva situación mundial

Es obvio que la forma de trabajar ha cambiado; y también, lo que buscan las empresas. Cada vez, los reclutadores tienen más presentes las soft skills que son necesarias para poder encajar en un equipo y trabajar a distancia.

Realizar psicometrías o test se convierte hoy en día en una parte importante de la búsqueda de empleo.

Asimismo, se pide a los candidatos manejar con soltura herramientas digitales. Nuestro principal consejo es que una vez hayas puesto en marcha los 3 puntos anteriores; practiques entrevistas grabadas, busques herramientas para mostrar el porfolio de tu currículum, si fuera necesario; y uses las redes para promocionar dicho trabajo.

El mundo está cambiando rápidamente. La digitalización prevista en 5 años se ha realizado en dos meses y esa capacidad de adaptarse al cambio es lo que buscan las organizaciones en sus equipos.

Desarrollá tu estrategia de marketing personal y conseguí el empleo que deseás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *