Cómo crear un buen CV en CompuTrabajo

buen_cv_computrabajo

Ha llegado el momento de crear o de modificar tu perfil en CompuTrabajo. Llevás tiempo postulándote a vacantes y ya no sabés qué más hacer para encontrar el empleo que deseás.

Seguí paso a paso estas directrices para crear tu CV en la plataforma y conseguí que tus candidaturas sean más atractivas para los reclutadores.

1. Datos personales

El primer paso es rellenar los datos personales correctamente. Nombre y apellido reales, sin sobrenombres o apodos.

Es importante cumplimentar todos los campos, ya que cuando aplicás a una oferta, esta es la información que le aparece a los reclutadores para contactarte.

Es importante añadir el celular, el correo electrónico y también el usuario de Skype. Las formas de comunicación están cambiando y se tiende al contacto escrito. De este modo, es esencial facilitar diferentes formas de contacto.

2. Perfil profesional

Es la carta de presentación, qué cargo tenés o en qué te has especializado. La descripción del perfil profesional es parecida a la que tendrás en LinkedIn.

Tal y como hemos comentado muchas veces, es necesario añadir palabras clave en esta descripción, ya que pueden ayudar a los programas de filtrado que utilizan algunos reclutadores a posicionar tu candidatura y pasar el primer filtro.

3. Experiencias profesionales

Cuanto más desarrolles esta parte, te será mucho más fácil aplicar a puestos donde se requiere experiencia profesional.

Anotá el cargo, el tiempo en el que has desarrollado ese trabajo y explicá qué tareas llevabas a cabo. Puede parecer repetitivo porque eso ya está especificado en el CV, pero pensá que la tecnología está para ayudarte y muchas veces se cruzan los datos para saber si el candidato realmente tiene sus perfiles actualizados.

En este apartado, recordá que podés puntuar a la empresa y dejar tu opinión. Eso ayudará a otras personas a valorar si les interesa trabajar allí, por su ambiente laboral, el salario y/o las oportunidades de carrera.

Si sos nuevo en el mundo laboral, puede ser que no cuentes con experiencia. Nuestra recomendación es que si has tenido algún trabajo de verano o has realizado prácticas durante la carrera, añadas esa información.

Por el contrario, si realmente nunca has trabajado, dejá esa parte en blanco, pero no olvides realizar cartas de presentación para que conozcan tu personalidad y tu predisposición para el trabajo.

Siempre es interesante adjuntar estos documentos a las candidaturas, ya que permiten al reclutador conocer un poco más a la persona que quiere trabajar allí.

4. Formación

Agregá el título obtenido y el tiempo de formación. Anotá cada uno de los cursos, doctorados, grados o másteres que hayas cursado, el centro donde lo hiciste y el estado.

Es positivo que vayas actualizando esa información y no dejes de formarte. Recordá que la microformación puede ayudarte a mejorar tu perfil profesional y te dará técnicas y conocimientos para ir escalando posiciones en tu carrera.

Cuando comenzás un curso, anótalo; y cuando lo termines, actualizá esa información. Ir añadiendo y modernizando tu área personal es una buena técnica para encontrar empleo a través de CompuTrabajo.

5. Idiomas

Debés indicar qué idiomas conocés. Como bien sabés, el mundo es cada vez más global, así que el conocimiento de otras lenguas te ayudará a ingresar en empresas con vocación multinacional o bien con comercio en el extranjero.

Al lado de cada idioma, podés añadir el nivel. Este tipo de conocimiento puede ser clave y excluyente en algunos trabajos. Así que sé sincero con respecto a tu conocimiento, ya que en fases posteriores del proceso de selección pueden pedirte que realices test para demostrar el dominio de esa lengua.

6. Conocimientos y habilidades

He aquí el quid de la cuestión. Uno de los apartados se refiere a los conocimientos informáticos; no olvidés añadirlos. Es importante ir aprendiendo a manejar las herramientas informáticas que facilitan la vida y que además forman parte de la cultura actual de las empresas.

CompuTrabajo facilita una lista de programas informáticos para que la incluyas en tu perfil. En la siguiente sección, podés añadir tanto los conocimientos, así como las habilidades que poseas.

Por ejemplo, si dominás la edición de video o fotos, podés incluirlo. Pero también podés crear una lista de habilidades; una buena idea es añadir las soft skills, que cada vez tienen más demanda en las entrevistas de trabajo.

Las soft skills o habilidades blandas son competencias conductuales que pueden ser un rasgo de diferenciación clave entre las personas que se postulan a la misma oferta. Ejemplos: autonomía, liderazgo, capacidad de síntesis, gestión de conflictos, capacidad de escucha, etc.

7. Preferencias de trabajo

Seleccioná la situación actual en la que te encontrás. Una vez hecho esto, escribí el puesto de trabajado deseado y el área que te interesa. Podés escoger hasta un máximo de 3 áreas.

Esta selección hará que las ofertas que lleguen al correo se correspondan con tus peticiones; es mejor añadir más de un área para tener más ofertas y variedad en el mail.

En el apartado de salario mínimo, debés añadir el neto mensual sin puntos ni comas. Insertar alguno de estos símbolos hará que al guardar te aparezca un error.

Tené en cuenta que podés hacer una búsqueda por salarios a través del apartado que encontrarás en CompuTrabajo. En esa sección, podrás hacer búsqueda por puesto de trabajo y así conocer los rangos de salarios en los que se encuentra tu perfil.

Este indicativo te ayudará a cumplimentar ese campo y también a responder con confianza en la entrevista de trabajo cuando te pregunten sobre esta cuestión.

8. Adjuntar el CV

No olvides adjuntar el CV en formato PDF o Word. Es necesario que esté bien redactado e incluya los datos personales y una foto profesional. Evitá los errores comunes en tu currículum.

Si dudás sobre cómo redactar un buen CV, podés consultar el artículo en el blog. Pero no cometas el error de no rellenar el formulario de CompuTrabajo y adjuntar tu CV, ya que, si no incluís tu experiencia y palabras claves en el formulario, parecerás un candidato “vacío” y no tendrás ninguna palabra clave por la que resaltar entre otros candidatos.

9. Test de competencias

Este test te ayudará a saber tus puntos fuertes, así como las competencias menos relevantes. Podés compartir los resultados para que las empresas puedan consultarlo cuando estudien tu candidatura.

Muchas compañías ya usan estos test para comprobar las habilidades de los candidatos y ver qué grado de adecuación tienen con el puesto. Nuestra recomendación es que hagas el test, ya que cuanta más información tenga el reclutador sobre vos, más fácil será llegar a la fase de la entrevista.

Al cabo de tres meses, podrás repetir de nuevo este examen. Como consecuencia de ello, si has adquirido nuevas habilidades, el test lo plasmará.

Ahora sí, con estos puntos, es momento de revisar tu perfil, ponerlo a punto y postularte a las ofertas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *