¿Cómo escribir un CV de éxito?

como_escribir_un_buen_cv

En el webinar de este mes, hablamos sobre qué claves son importantes para construir un perfil de impacto y cómo redactar un buen CV para conseguir empleo.

En esta ocasión, contamos con Edgar Rojas, director nacional de RPO (Recruitment Process Outsourcing) en Adecco, para saber de primera mano, qué ven los reclutadores cuando analizan un currículum y qué aspectos tienen en cuenta.

Para ampliar la visión que tenemos de la búsqueda de empleo, hemos contado con la presencia de un profesional del reclutamiento. El objetivo era, además de conocer mejor cómo realizan su trabajo, conocer qué tienen en consideración a la hora de leer un currículum vitae. Y por supuesto, como siempre, responder a todas sus preguntas.

¿Qué busca un reclutador en un currículum?

Una de las cosas que más nos preocupan, cuando vemos un CV, son las omisiones; es decir, esos tiempos en los que el candidato no aporta información de lo que estuvo haciendo.

Un reclutador tiene un promedio de 10-20 segundos para saber si es viable o no para el puesto: formación, conocimientos, experiencias y habilidades para conseguir el empleo.

Hay veces que hay una brecha entre las habilidades de esa persona y su CV. Si no está esa información, es normal que el reclutador lo descarte, al considerar que no es el perfil que están buscando.

Es importante buscar un puesto tipo para el perfil profesional. Y así, independientemente de la nomenclatura de la empresa, encajará en el resto de las vacantes.

¿Cuáles son los errores más comunes al redactar un CV?

El peor error es que el CV tenga faltas ortográficas. Si la persona no le ha prestado atención ni ha revisado el currículum, ya sabemos que no es un profesional detallista.

Es fundamental que el currículum y la carta de presentación no tengan errores de este tipo. Porque si ya incurren en estas equivocaciones antes de empezar, ¿qué podemos esperar cuando efectivamente tenga el trabajo?

También, le damos importancia a la sintetización, al orden (por ejemplo, presentar la experiencia laboral ordenada de forma cronológica). El reclutador tiene poco tiempo para revisar el CV, así que es central que la lectura sea fácil y los datos, accesibles.

Si hay un período de inactividad, es necesario que en el currículum, aparezca qué se hizo en este tiempo. Por ejemplo, añadir si estabas en búsqueda de empleo o formándote o haciendo un voluntariado. Es una forma de dar a entender que la persona ha sido proactiva durante ese período temporal.

Por otro lado, la fotografía también es importante. No es obligatoria, pero sí recomendable. Nos ayuda a transmitir la chispa de nuestra personalidad. Y todo suma.

Buscar trabajo, un trabajo en sí mismo

Alejandra Martínez hizo un recordatorio durante la sesión, de cómo presentar un buen currículum. Y es que cuando estamos en el proceso de búsqueda de empleo, muchas cosas vienen a la cabeza; e incluso, la propia tarea nos puede superar.

Revisar vacantes requiere esfuerzo, dedicación y constancia. Uno de los mejores consejos que les podemos dar es que estructuren esa búsqueda, organicen el tiempo y cuiden de su salud mental y autoestima durante el proceso.

Sin embargo, antes de empezar a postularse, es importante saber cómo nos mostramos; y en este camino, nuestra carta de presentación es el propio currículum.

CV, una muestra de quién soy

Para poder empezar bien esa búsqueda del trabajo soñado, es necesario trabajar en la elaboración de nuestro CV. Para ello, debemos hacer un ejercicio de reflexión y ser honestos con nosotros mismos.

El CV es una forma más de vender tu marca personal, un objeto que permite comunicar qué tipo de profesional sos, qué experiencia tenés y qué habilidades te diferencian.

El currículum vitae no debe superar las dos hojas, ya que es esencial saber sintetizar y mostrar correctamente la información.

Es necesario chequear que la información esté completa y que no haya nada que falte por rellenar. Uno de los principales problemas que tienen los reclutadores es que, a la hora de contactar el número de teléfono, no esté correcto o el correo sea antiguo.

Es fundamental tener en mente que en la búsqueda, hay muchos candidatos parecidos a nosotros. Entonces, perder esa oportunidad por no revisar la información, puede ser un error difícil de solventar.

Pasos para armar un CV

1. Datos personales: es central poner el nombre completo, la dirección de correo, el perfil profesional, teléfono y dirección.

2. Fotografía: es recomendable adjuntar una fotografía a nuestro currículum. No todas las fotos son válidas; debe mostrar nuestra faceta más profesional. Así que vestite formal, buscá un fondo blanco y sonreí. Los reclutadores pueden descartar un perfil por una imagen poco profesional.

3. Extracto: es una minicarta de presentación, un resumen en el que contás quién sos y cuál es tu objetivo profesional. No debe superar las 5 líneas y es una buena forma de captar la atención del reclutador. Utilizá un lenguaje cercano y en primera persona.

4. Experiencia profesional: en este caso, debemos empezar por la más reciente hasta la más antigua. En esta parte, debe constar el nombre de la empresa, el tiempo que estuviste, tu cargo profesional; y también, un pequeño listado de tus tareas.

Esto ayuda al reclutador a ver si podrás hacer el trabajo por el cual han abierto la vacante. Usá las negritas, ya que te ayudarán a resaltar ciertos conceptos; y asimismo, a guiar la vista del reclutador por el documento.

En la descripción del puesto o listado de tareas, añadí logros conseguidos durante esa etapa. Es una vía para que la persona que lo está leyendo conozca mejor tus logros y valore el desempeño en esa compañía.

En caso de no contar con experiencia profesional, podés añadir voluntariados o prácticas que hayas hecho. Esta información es relevante porque le da al gestor de talento una idea sobre tus valores y forma de trabajar. 

5. Formación académica: aquí, deben estar todos los cursos, masterclasses o títulos que tengas. Debe incluir el nombre de la institución y la fecha en la que lo realizaste. Si actualmente seguí estudiándolo, añadilo también. Aprovechá este espacio para destacar todas aquellas formaciones que aporten valor al puesto.

6. Habilidades técnicas y blandas: es importante que nuestro CV muestre las habilidades con las que contamos. Las técnicas son más fáciles de añadir, ya que suelen estar asociadas al dominio de algún programa o actividad; por ejemplo, uso de Photoshop o conocimiento de Java.

Las habilidades blandas son aquellas que están presentes en vos y te definen como persona y profesional. Suelen hacer referencia a la capacidad de resolución, empatía, liderazgo, trabajo bajo presión…

7. Idiomas: finalmente, no podés terminar tu CV, si no incluís los idiomas que dominás. Empezá con tu idioma nativo; y luego, con el resto debajo. Es importante identificar qué grado de conocimiento tenés de esa lengua, como por ejemplo medio o alto. Pero a la vez, podés añadir la titulación: Inglés C1.

Repasar la vacante y comparar

Una vez que hayas redactado tu CV, es el momento de compararlo con las vacantes a las que quieras postularte.

Leé la oferta con detenimiento y pensá si podrás desarrollar las funciones con soltura. Si hay alguna que no estás seguro, anotala y pensá cómo mejorar dicha área.

En la comparación, también tené en cuenta si usás las mismas palabras y jerga que el reclutador. A veces, buscan sales assistants; y si en tu CV, colocas “vendedor”, puede ser que te descarten por no usar la misma terminología.

Las palabras clave son muy necesarias en la búsqueda de empleo. Los reclutadores emplean herramientas digitales para analizar los más de 500 currículum que les llegan en relación con cada vacante. Asegurate de que el tuyo esté bien hecho y que cuente con esas keywords para superar las primeras etapas.

Si has detectado algunos de estos errores o posibles mejoras, modificá tu currículum antes de enviarlo. Es fundamental hacerlo antes de postularte, ya que luego, difícilmente podrás modificarlo.

CompuTrabajo ha realizado una actualización en el portal para mejorar tu experiencia durante tu búsqueda de empleo.

En este tutorial, podrás ver paso a paso cómo subir tu CV a la plataforma y algunos tips para mejorar tu perfil:

Terminamos la entrevista con Edgar Rojas, director nacional de RPO en Adecco, y le pedimos algunos consejos para que nuestro CV nos abra las puertas a las empresas a partir de las vacantes a las que nos postulamos.

¿Qué consejo les darías a los candidatos?

Es importante autoanalizarse: conocer qué fortalezas y debilidades tenemos, chequear que nuestro currículum dice lo que queremos transmitir.

Toda esta información permite al reclutador llegar hasta la persona detrás del currículum y sirve como avance para la entrevista.

Es central que nos transmitan que son el mejor candidato que se ha postulado a la oferta, junto con aquello que pueden aportar a la empresa. Para ello, se vuelve crucial tener datos para medir el desempeño y poder ofrecerlos durante la entrevista y en la sección de experiencia laboral.

La actitud (incluso en el currículo) se ve. Así que no dejen pasar la oportunidad y revisen estos consejos en su propio perfil. Seguramente que terminan diseñando un CV exitoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *