El salario no lo es todo

el_salario_no_lo_es_todo

Todos bien sabemos que el dinero es un elemento necesario para transitar en esta vida. Sin embargo y aunque parezca contradictorio, a nivel laboral, el dinero no lo es todo… Entonces, ¿qué hay más allá? Una vez asegurado el salario que permite atender las necesidades, muchas personas (sobre todo generaciones más jóvenes) enfatizan en la posibilidad de crecimiento profesional y beneficios emocionales.

Los intereses varían de persona a persona. Habrá quienes busquen un lugar en donde tengan buenas prestaciones; otros buscarán ser empleados en aquellas empresas en las que sepan que pueden ser promocionados; otros focalizan en el aprendizaje o en el flexiwork; y así, muchas motivaciones desvinculadas de la remuneración. Sí, el salario no lo es todo.

Conocer los beneficios

Para evaluar si elegís aplicar a una empresa u otra, motivado en parte por su paquete de beneficios, debés entenderlos y conocerlos.

Por una parte, las compañías cada vez están más orientadas en localizar al candidato qué más encaja, allá donde se encuentre. Esto se traduce en que su presencia empleadora virtual es aún mayor que hace unos años. En esa virtualidad, la necesidad de alcanzar a los mejores talentos como vos ha conducido a las organizaciones a mostrar lo mejor de lo que son… y de lo que tienen para ofrecerte.

Las páginas de “Trabaja con nosotros” son una de las distintas vitrinas que tienen las compañías para ello. Por ello, en tu investigación previa sobre la empresa a la que vas a postularte, revisá esta sección en la Web para establecer si allí tienen lo que buscás en tu camino profesional.

Sin dudas, las redes sociales también han adquirido gran relevancia para mostrarle al mundo el excelente ambiente laboral que se maneja en las empresas. Gracias a las publicaciones, podés ver qué actividades realizan, los aportes que hacen a sus colaboradores y las opiniones de sus empleados.

¿Qué puede ser mejor que conocer de primera mano lo que opinan los empleados de una empresa sobre cómo es trabajar allí? Y gracias a CompuTrabajo, podés leer la experiencia de pertenecer a determinada compañía, directamente de sus trabajadores en la página de empresa dentro de la plataforma CompuTrabajo. Los comentarios son un sello de credibilidad, fiabilidad y trasparencia, ya que esas opiniones son espontáneas y constituyen el real sentir de los colaboradores.

Hablemos de beneficios

No se trata solo de “producir”. En el trabajo, como en la vida misma, se trata de traer a nosotros aquello que da bienestar y ayuda a ser mejores profesionalmente; y también, como personas.  Cuando se habla de beneficios, las compañías crean programas de acuerdo con lo que es de mayor valor para sus equipos de trabajo, ya que buena parte de estas organizaciones vela por el bienestar integral de sus empleados. Bien sea porque estás a punto de salir al mundo laboral o porque estás buscando un cambio de rumbo, esto es lo que podés buscar de una compañía según tus intereses.

¿Qué beneficios podés encontrar?:

  • Trabajo flexible.
  • Días compensatorios.
  • Planes de salud para colaboradores.
  • Bono de transporte.
  • Días de vacaciones adicionales.
  • Plan de carrera al interior de la compañía.
  • Programas de capacitación y formación.
  • Actividades en las que se integra a la familia del colaborador.
  • Préstamos.
  • Membresía de gimnasio.

Aparte de los beneficios que se han mencionado, hay algunas ventajas que además de brindar bienestar, realmente transforman la vida… en lo personal y profesional.

Beneficios de gran valor

Aquí, te presentamos dos testimonios de personas que buscaban valor en su camino profesional más que una remuneración:

  • Aprendizaje y experiencia

Marcela Apolinar es periodista. Y antes de salir a dar su salto al mundo laboral, tenía claro que quería aprender de quienes ya tenían un amplio camino recorrido:

“Yo quería trabajar en periodismo y logré realizar las prácticas en una agencia internacional de noticias. De entrada, esa era una garantía de que iba a estar rodeada de personas con mucha experiencia y constituía la mejor oportunidad para aprender de ellos. Grandes maestros que ahora también son grandes amigos.

Por otra parte, tuve en cuenta la reputación de la agencia de noticias, porque si uno tiene aspiraciones grandes, debe estar con los mejores. Es algo que siempre he tenido claro. Además, adquirir esa experiencia iba a darme herramientas para seguir creciendo en mi profesión. La verdad, yo recibía 100 pesos diarios para el transporte porque no era una práctica remunerada. Sinceramente, eso no me importaba porque mis objetivos eran cualitativos. En definitiva, eso marcó el rumbo de mi carrera; y a la vez, el de mi vida.

Tuve la fortuna de ser contratada un mes antes de terminar mi práctica profesional porque además de que la empresa abrió una vacante, durante mi tiempo de prácticas di lo mejor y esa entrega fue muy bien valorada y reconocida. Con orgullo, puedo decir que la decisión de enfocarme en lo que sería mi primer paso en el mundo laboral (más allá de un salario) hizo la diferencia. Fue una decisión que me permitió cumplir esos propósitos de aprendizaje y descubrimiento. Consistió un inicio de un camino lleno de experiencias profesionales maravillosas y es algo por lo cual estoy muy agradecida.

Para mí una de las claves del éxito, además de la perseverancia, es el aprendizaje constante. Más ahora, que el mundo nos exige transformarnos con tanta agilidad. Definitivamente, el salario no lo es todo”.

  • Formación, capacitación y crecimiento profesional

Luis Posadas, desde hace 10 años, forma parte de una cadena de restaurantes de comida rápida que tiene claro que es muy importante el crecimiento de sus empleados. Este es su testimonio:

Yo comencé como miembro de equipo de oficios varios. Y ahí, debía desempeñar labores de recepción de materia prima, almacenamiento, atención al cliente, aseo del local, entre otras actividades.

En menos de un año, pude escalar al puesto de entrenador. Y allí, aprendí cómo capacitar sobre los diferentes procesos a los nuevos miembros del equipo. Al cabo de unos meses, fui seleccionado para entrenar sobre aspectos específicos que ya había aprendido, a una persona que había sido contratada para una gerencia.

Esta persona dijo que había identificado en mí lo que en ese momento se llamaba “potencial administrativo”. Y luego de prepararme durante casi un año en entramiento para ser administrador, obtuve ese cargo en uno de los restaurantes en Capital Federal, en el que estuve alrededor de un año.

Más tarde, ascendí a gerente de restaurante, cargo en el que estuve casi tres años. Fue excelente ese momento de mi vida porque aprendí mucho de manejo de personal, pago de nómina, control de costos y gastos, estrategias de ventas. Esto se dio en la ciudad de La Plata, en la que aún no había una apertura comercial clara y en la que los conocimientos y experiencia que había adquirido eran requeridas de manera inmediata.

La empresa me permitió continuar con esa carrera interna. Y después de seguir capacitándome a los dos años, se abrió la posibilidad de desempeñarme en el cargo de jefatura en un reemplazo durante, 7 meses en los que aprendí el manejo de call center, proveedores externos, insumos, logística, etc. Ese periodo del reemplazo fue interrumpido, ya que gracias al desarrollo de muchas habilidades, logré ascender con ayuda de la capacitación nuevamente.

Así, ocupé el cargo de Jefe de área en Belgrano. Gracias a este puesto, pude reforzar aún más esas habilidades que demanda una posición de tanta responsabilidad como: la comunicación asertiva, el manejo de crisis, la creación de equipo, trazabilidad con otras áreas; y por supuesto, liderazgo y la motivación a los equipos.

La empresa tenía en la mira la apertura de más restaurantes en otras ciudades, tarea que me fue asignada en el cargo de Jefe de área. Y desde entonces, me desempeño en el cargo, teniendo bajo mi responsabilidad la operación y los equipos de 6 restaurantes en 3 ciudades y de los cuales, he participado en cinco aperturas. Momentos desafiantes, pero satisfactorios”.

Ahora, su aspiración es convertirse en Gerente de operaciones, para lo cual continúa formándose.Luis hace la siguiente reflexión: “Todos tenemos las mismas capacidades para lograr las cosas… lo que debemos pensar es: “¿Hasta dónde quiero llegar?”.

 No debe olvidarse que para tener lecciones de vida y recorridos similares, se necesitan dos ingredientes: que el candidato tenga habilidades concretas: disciplina, autogestión, disposición; y por supuesto, sumarse a una compañía que le ayude a cumplir tus objetivos laborales, crecer y formarse porque eso va a impactar directamente en su realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *