¿Estudiás y querés trabajar? Te contamos cómo hacerlo

estudiar_trabajar

Cada vez, es más común que los estudiantes, en sus últimos años académicos o durante toda la carrera, combinen estudio y trabajo.

Puede parecer una hazaña irrealizable por la falta de tiempo, pero hay algunos consejos que te pueden ayudar a cumplir con tus objetivos.

Esta etapa es esencial para la construcción de tu “yo profesional”, aunque a veces, cuesta encontrar el equilibrio perfecto entre un mundo y otro.

Estudiar y trabajar al mismo tiempo exige esfuerzo y es necesario ser organizado y metódico, así como contar con una gran fuerza de voluntad.

Consejos para hacer frente a este desafío

Planificalo todo

Una buena organización te permitirá aprobar las asignaturas, hacer un buen trabajo y a la vez, poder desconectar y disfrutar de amigos y hobbies. La clave reside en la organización y planificación diaria.

Una buena opción es contar con una agenda, ya sea en papel o digital, en la que puedas ir anotando los temas pendientes. Hacé una planificación semanal, para poder centrar tu esfuerzo y atención en los temas urgentes de esa semana.

Tu calendario también debe tener cierta flexibilidad, ya que a veces, en la vida, se presentan imprevistos o hay días en los que necesitás un descanso para retomar con más ganas al día siguiente.

Revisá el listado el día anterior

Uno de los mejores consejos que te podemos dar es que el día anterior revises qué tenés que hacer al día siguiente y realices un listado de las tareas que llevarás a cabo. Recordá que lo más difícil o aquello que se te haga más pesado es lo que deberías hacer a primera hora. No lo pospongas, ya que de ese modo, la pereza y el miedo a hacerlo aumentarán.

Planificar el día anterior es, según los expertos, una forma de focalizar tu atención en tareas concretas y dividir los objetivos en actividades realizables y asumibles.

Centrate en la tarea que tenés adelante

Una vez que lo tengas todo planificado, es importante que te concentres en la tarea que toca, olvidando el resto que queda pendiente.

A veces, es difícil, ya que en la cabeza, tenemos muchos pensamientos dando vueltas. Pero para poder ser efectivo, es necesario dejar el resto de las cosas afuera y poner todo el entusiasmo y concentración en lo que tenemos adelante.

Las redes sociales y el celular pueden ser fuentes de distracción bastante potentes, así que desconectate para conectar.

Sabemos que es difícil

Aunque estudiar y trabajar sea muy gratificante, sabemos que es difícil y que hay momentos en los que parece que no hay salida.

No pasa nada por tener un mal día. Lo importante es reflexionar y pensar realmente qué es lo que querés, es decir cuál es tu motivación.

Por esa razón, la agenda debe tener cierta flexibilidad. No pasa nada por descansar un poco y volver al día siguiente con más ganas. Es importante que sepas cuál es el objetivo final, ya que eso te motivará a continuar.

Todo se complementa

Todo lo que aprendas en los estudios podés aplicarlo en el trabajo y viceversa. El valor de esta etapa es que el aprendizaje es total, ya que no solo podés conocer algo por la teoría, sino también por la práctica.

Hay lecciones valiosas de la vida que, sin haber vivido la experiencia, no se aprenden. Sentite afortunado porque este esfuerzo extra que estás haciendo te está convirtiendo en un mejor profesional, más experimentado y con mayores habilidades.

A la vez, tu mente aprenderá a planificar, racionalizar y se hará más fuerte, para enfrentarte a todos los desafíos diarios que supone la vida laboral.

¿Cómo busco empleo, si estoy estudiando?

Esta es la pregunta del millón. Nos la han hecho muchísimo en redes sociales.

En primer lugar, decirte que CompuTrabajo es un portal de empleo para mayores de 18 años. Si tenés esa edad, podés inscribirte en la Web.

Para hacerlo, deberás crear un usuario con un email y contraseña; rellenar todos los datos y crear una alerta personalizada, para recibir las ofertas de empleo que encajen con vos.

Podés realizar una búsqueda para vacantes de media jornada, si, por ejemplo, tus estudios te ocupan medio día.

Cuando realizás una búsqueda de ofertas en la parte izquierda, encontrarás varios filtros. Entre estos, verás uno sobre “tipo de contrato”. Podrás elegir si deseás ofertas de empleo de media jornada o fines de semana.

Es importante que la empresa que elijas sea flexible y sepa que estás estudiando. Hay muchas compañías que tienen programas específicos para estudiantes.

Conjuntamente a esta vía, si estás estudiando en la universidad o cursás algún posgrado o formación profesional, hay centros educativos que cuentan con un programa de prácticas, para que sus alumnos empiecen en el mundo laboral.

No tengo experiencia

Y en esta larga carrera de obstáculos, llega el tema de la experiencia. Seguramente, no tengas ninguna experiencia profesional y eso hace que la búsqueda se complique.

Existen varias formas de ganar experiencia. Una de ellas es a través de las prácticas o el voluntariado. Dependiendo de la profesión a la que te quieras dedicar, podés hacer tus primeras prácticas siendo ayudante o colaborando con alguna empresa.

Si tu vocación es ser médico, podés ayudar en organizaciones sin fines de lucro. Estos primeros pasos también te permitirán saber si la profesión que has elegido te gusta o no.

Hay otras profesiones en las que tus hobbies pueden serte útiles a la hora de buscar empleo. Por ejemplo, si querés ser profesor de Educación Física, podés entrenar a equipos deportivos de tu barrio. Esa experiencia puede incluirse en tu CV y seguramente, empezar como profesional sea más fácil.

Incluso, encontrarás empresas en las que buscan a gente sin experiencia. Vos mismo podés realizar una búsqueda en CompuTrabajo, para ver esos empleos en los que no es necesario haber trabajado antes.

Todos los comienzos son duros

Creo que nadie cuenta que sus comienzos fueron fáciles. Para poder alcanzar el trabajo de tus sueños, deberás pasar por unas cuantas experiencias, donde lo importante es el aprendizaje.

Elaborá tu plan de carrera y priorizá los pasos que debés realizar para conseguirlo. Pocos son los que empiezan siendo directores de una compañía. Puede ser que antes, debas pasar por muchas otras etapas e ir mejorando tus conocimientos, para poder conseguir tus sueños.

La formación continua y el esfuerzo harán que eso que ahora parece lejano esté al alcance de tu mano.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *