¡No puedo más con mi jefe! ¿Es el momento de cambiar de empleo?

mal_jefe_cambiar_empleo

Cada vez te cuesta más ir a trabajar. Considerás que tenés una buena jornada, si no debés hablar con tu jefe. Sentís un gran asfixio solo de pensar que debés ir a una reunión. “¡No puedo más con mi jefe!“, pensás a diario.

Es el momento de cambiar de empleo, de volver a disfrutar de tu trabajo, de dar lo mejor de vos mismo y sentir de nuevo que encajás en la empresa y con los valores que promueve.

Ha llegado el momento: la situación es insoportable

Puede ser que tengas un sentimiento encontrado a la hora de pensar en esto. Te sigue gustando el trabajo que hacés, disfrutás de tus compañeros, pero afecta a tu salud mental tener un mal liderazgo.

Hay una frase muy conocida que dice: “Los empleados no dejan la empresa, sino a los malos jefes”.

Es verdad que con la pandemia y la crisis económica, dejar el trabajo y pensar en buscar uno nuevo no parece una buena opción.

Sin embargo, puede ser que aguantar eso diariamente termine afectando tu salud física y mental. El estrés o la ansiedad son mecanismos de defensa, pero no se pueden perpetuar en el tiempo. Cuando esto sucede, se debe pensar firmemente en un cambio.

¿Cómo detectar a un mal jefe?

Tenemos que entender que ser líder es una habilidad que se aprende y se trabaja. Ser un mal jefe no indica que sea una mala persona, sino simplemente que no ha desarrollado esa habilidad para poder gestionar equipos y coordinar tareas.

Según un estudio, solo 1 de cada 10 personas tiene una habilidad innata para el liderazgo. El resto tenemos que trabajar en ello para sobresalir en esta tarea.

Aquí, van algunas señales que identifican a un mal jefe:

  • Culpabiliza de los errores a los integrantes del equipo: si se encarga de señalar este error y se centra en quién lo cometió en lugar de solucionar, está poniendo en relieve la incapacidad para asumir fallas y seguir adelante.
  • Nunca felicita al equipo: el reconocimiento es uno de los grandes problemas que afectan la retención del talento. Un buen líder es aquel que da reconocimiento en público y está orgulloso del equipo que tiene.
  • Se toma los comentarios o el feedback de forma personal: este error es muy común; y también, suele darse entre algunos colaboradores. A veces, cuando se señalan mejoras no son un ataque personal, simplemente es una forma de avanzar y mejorar.
  • No sabe delegar: en este caso, es cuando él o ella quiere estar encima de todas las tareas y revisando todos los procedimientos, hecho que hace que el equipo no pueda avanzar ni sea independiente. Es lo que se conoce como “micromanagement”.
  • Trabaja más horas que un reloj y el equipo con él. No existen los descansos ni el horario laboral. Está siempre conectado y espera lo mismo de sus colaboradores.
  • Insinúa que deberías estar agradecido por tener un trabajo. Esto sirve para justificar las malas condiciones y las deficiencias de liderazgo. Es una argumentación muy pobre y que lo deja en evidencia.
  • Hace muchas promesas que nunca cumple: esta es una forma de contentar a corto plazo, pero la decepción puede ser mayor al comprobar que ya no creemos en su palabra.
  • Da poca información o no te informa de lo que quiere: aquí, recae una habilidad muy importante: la comunicación. Es central que un buen jefe sepa decir lo que necesita de forma clara y adaptada a cada interlocutor. Puede suceder que te dé indicaciones vagas y luego no esté contento con el resultado. Es necesario indicarle cuando necesites instrucciones precisas para llevar a cabo alguna tarea en particular.
  • No tiene en cuenta tus horas libres o tus vacaciones. En este 2021, el derecho a la desconexión ha ocupado muchos titulares y ha puesto en relieve la necesidad de abstenerse a contactar con alguien cuando no está trabajando.
  • No aceptan otros puntos de vista o no permiten el intercambio de opiniones.
  • Tienen colaboradores favoritos y no dan un trato igualitario a todos los miembros.

En definitiva, “Un mal jefe no solo pondrá en peligro el crecimiento de tu carrera, sino que también tendrá un impacto negativo en tu vida personal”, asegura Lynn Taylor, autora y asesora de liderazgo en una entrevista a Business Insider.

Cambio de trabajo

Sabemos que la mayoría de los profesionales permanecen más de un año en situaciones como las que hemos comentado anteriormente pensando que la situación mejorará o cambiará.

En este sentido, es un tema de dos personas. Se vuelve fundamental indicarle cómo te sentís y qué necesitás. Pero por otro lado, él o ella debe estar predispuesto a escuchar la opinión e intentar modificar las conductas que pueden ser dañinas para afectar el capital humano y el alcance de los objetivos.

Si aún así el contexto no mejora, es el momento de cambiar de trabajo, de buscar nuevos desafíos y poder desprenderte de la relación tóxica que se ha creado.

Nuestra recomendación es que analices la situación y escribas qué buscás en tu trabajo, qué debe tener el líder que te contrate y qué características son imprescindibles y cuáles deseables.

Es esencial que sepas lo que buscás en un jefe y que durante la entrevista de trabajo hagas preguntas relacionadas con esto. También, te recomendamos no ponerte en situación de crítica constante en referencia a tu anterior líder.

Revisá los consejos sobre cómo responder a preguntas como: “¿Por qué cambiaste de empleo?” y/o “¿No te gustaba tu jefe? ¿Por qué?”. Y practicárespuestas donde digas la verdad, pero no muestres una actitud de desprecio hacia otros.

Intenta hacer un ejercicio con vos mismo para “sanar” las heridas que ha dejado un mal liderazgo. Puede ser muy difícil empezar a construir una crítica constructiva sobre lo aprendido de ese jefe, si no has dedicado tiempo a la reflexión.

Aunque nos parezca difícil, de las situaciones complicadas suelen aprenderse muchas cosas. Y así, quedan grabado en nuestra memoria conductas y habilidades que no pensábamos que se desarrollarían.

Cuando la situación se vuelve insostenible o los lunes no deseás ir a trabajar, es el momento de actualizar tu currículum y empezar a buscar empleo en CompuTrabajo.

Que el miedo a lo desconocido y la incertidumbre de la situación no te hagan permanecer en un lugar en el cual no sos feliz. El trabajo que anhelás te está esperando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *