¿Odiás los lunes?

odias_los_lunes

El 2020 ha empezado. De hecho, lleva ya unos días y es el momento perfecto para hacer un balance de tu vida profesional y plantearte los propósitos profesionales para este nuevo año. La vuelta a la rutina te muestra de forma consciente, lo que realmente te depara el mundo laboral. 

Es momento de reflexionar y elaborar las metas que deseás alcanzar durante estos próximos meses.

Para empezar, es necesario que te preguntes: “¿Odio los lunes?”. Si la pregunta es afirmativa, entonces definitivamente debés replantearte qué sueños vas a perseguir este año.

Si por el contrario, sentís pasión por tu empleo, este artículo también puede ayudarte a mejorar los objetivos laborales y plantearte nuevos desafíos. Respondé a las preguntas que te mostramos a continuación y reflexioná sobre qué se destacó en el 2019 y cómo mejorarlo este año.

Si no sabés lo que querés, respondé a estas preguntas

Antes de elaborar un listado de metas, normalmente inalcanzable o poco realista, es necesario evaluar la situación en la que te encontrás y saber de forma objetiva, si ese trabajo es para vos y si disfrutás con él.

Cuando somos felices en el trabajo, tenemos un mayor impacto laboral y más éxito en nuestra carrera. Además, tener una relación sana y feliz con el trabajo suele comportar un aumento de felicidad en el ámbito personal.

Tal y como dicen los expertos en recursos humanos, no hay dos vidas: la personal y la laboral. Por el contrario, es la misma. Como consecuencia, un ámbito influye en el otro y viceversa.

Antes de empezar con las metas y los cambios, es necesario saber qué has conseguido este último año, cuáles han sido los logros alcanzados y las metas que han quedado por obtener. No debés culparte por los errores o lo que no has conseguido. Simplemente, esta reflexión te permitirá trazar una línea de mejora o te advertirá sobre la necesidad de un cambio.

Estas 10 preguntas te ayudarán a tener un mapa más completo de tu vida profesional y hacia dónde debe dirigirse:

  • ¿Cuál fue el mayor logro en 2019?
  • ¿De qué estás más orgulloso profesionalmente?
  • ¿Para quién marcó la diferencia ese trabajo?
  • ¿Qué nuevas habilidades has aprendido?
  • ¿Qué crecimiento has tenido durante el año pasado?
  • ¿Quién te ha ayudado a conseguir ese crecimiento?
  • ¿A quién admirás profesionalmente?
  • 5 cosas que te gustaron en 2019 y qué anhelás repetir laboralmente en 2020.
  • ¿Qué deseás cambiar laboralmente durante este nuevo año?
  • ¿Qué harás para ser feliz en el trabajo?

¿Estoy en el trabajo adecuado?

Si tras responder esas 10 preguntas aún dudás si estás en el trabajo correcto, no te preocupes. Hay algunos indicadores que pueden serte de utilidad para convencerte de ello:

  • ¿Te has preparado para este trabajo? Llevar muchos años estudiando o preparándose para un trabajo suele ser un indicativo de la pasión que sentís por esa área. Aunque hay excepciones a esta regla, si has invertido tiempo en desarrollar habilidades y conocimientos, seguramente es la profesión que deseás. Recordá que el esfuerzo y la constancia suelen ser grandes aliados para conseguir lo que te proponés.
  • Crecimiento personal y profesional. Si el trabajo que estás realizando actualmente te permite crecer, aprender cosas nuevas y mejorar cada día, probablemente sea un buen trabajo. Sentirse realizado es necesario para saber que estás en el buen camino profesional.
  • ¿Invertís tiempo libre en aprender cosas de tu sector? Seguir formándose es un indicativo más de que el trabajo te motiva y querés mejorar tus habilidades. Pensá si esta formación es voluntaria u obligatoria y si disfrutás con ella.
  • ¿Hay un entorno agradable en tu oficina? Este punto también puede indicarte si estás en la empresa correcta y si compartís los mismos valores. Aunque te guste tu profesión, es posible que el problema sea la empresa o compañía en la que estás desarrollando tu plan de carrera.
  • Libertad de expresión. ¿Te sentís cómodo para expresar tus ideas en voz alta? ¿Te escuchan? ¿Hay vías de comunicación entre colaboradores y empresa? Tu experiencia como empleado debe ser tenida en cuenta por parte de la compañía. Si no es así, entonces puede ser que estés necesitando cambiar próximamente de empleo.
  • ¿Los domingos por la noche son un calvario? Este es un claro indicativo de que no estás en el puesto adecuado. Ir a trabajar no debe suponer malestar constante ni fastidiarte los días feriados.

Necesito un cambio

Si has llegado hasta aquí y tenés claro que necesitás un cambio, debés saber que hay cosas que podés hacer para que tu vida laboral sea mucho más gratificante que la que tenés ahora.

Primero, es necesario que sepas qué preferís hacer. ¿El cambio se debe a una necesidad de buscar otra empresa o bien una nueva profesión?

Si lo que necesitás es cambiar de empresa, entonces te recomiendo que elabores un listado de características imprescindibles que debe tener esa compañía para hacerte feliz como trabajador. Anotá el salario emocional que debería tener, el horario óptimo para compatibilizar la parte laboral y familiar, las tareas que te gustaría realizar y el tipo de liderazgo. Una vez que tengas las características que buscás, ingresá en CompuTrabajo e investigá a las empresas que te interesan.

Si por el contrario, lo que ha dejado claro este artículo es que necesitás un cambio de profesión, entonces es momento de decidir cuál y qué formación se requiere para llevarlo a cabo.

Usá nuestro portal para ver los empleos más demandados y qué formación y experiencia solicitan para poner el primer pie en ese campo. Ayudate de esas vacantes para elaborar un CV personalizado y con palabras clave del sector.

Propósitos laborales para 2020

Y ahora sí, vamos a hablar de los propósitos profesionales para estos 12 próximos meses, tanto si querés cambiar o no de empleo. Hay algunos que son recurrentes en la lista de objetivos anuales y otros que te pueden sorprender un poco más, pero que seguro te ayudarán en tu carrera:

  • Aprender un nuevo idioma o mejorar alguno que ya sepas.
  • Leer más, ya sea sobre temas laborales o novelas que te puedan gustar. La lectura, aunque no siempre especializada, te puede ayudar a ampliar el conocimiento y la comunicación. Leer es una buena forma de entrenar al cerebro y dotarlo de otras habilidades, como la imaginación, la creatividad, la ampliación del vocabulario, etc.
  • Realizar algún curso de formación relacionado con tus intereses o hobbies. También, microformaciones para mejorar tu día a día y ser más productivo.
  • Realizar más ejercicio físico. Practicar algún deporte te ayudará a focalizar tu energía y ser más productivo en el ámbito profesional. A la vez, mejorar tu salud física te ayudará a tener más energía para nuevos desafíos (está científicamente demostrado).
  • Aprender a controlar el estrés y tener herramientas para gestionarlo. El día a día hace que el estrés y la presión tengan un influjo mayor en el trabajo y en la vida personal. Desarrollar técnicas y herramientas para gestionarlo puede suponer un gran cambio.
  • Poder disfrutar del trabajo y la familia. Buscar un buen balance entre estos dos ámbitos de la vida debe ser un propósito para este 2020. Las empresas cada vez lo tienen más en cuenta y es una de las formas de cuidar de la experiencia del empleado.
  • Alimentate de forma sana y equilibrada. Te permitirá tener más energía y gestionar mejor los problemas diarios.
  • Hacé un servicio de voluntariado. Practicá una actividad que te llene. Según estudios internacionales, las personas más felices son las que dedican parte de su tiempo a ayudar a otros.

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a encontrar tu camino laboral y te permitan convertirte en un mejor colaborador.

Realizá una lista de propósitos personalizada y si entre ellos, está cambiar de trabajo, no dudes en revisar las ofertas de empleo publicadas en CompuTrabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *