Pausa laboral por maternidad: ¿me pueden despedir?

maternidad

Puede ser que haya llegado el momento de convertirte en madre y varias preguntas aparecen en tu mente: “¿Me pueden despedir por maternidad?”; “¿Cómo lo gestiono?”; “¿Cuándo debo informar a Recursos Humanos?”.

En Argentina, la licencia es de 90 días; y en Chile, existen dos opciones a la hora de otorgar la licencia de maternidad. La primera es el permiso de 24 semanas de descanso completo, con un salario equivalente a la remuneración, con un tope de 66 Unidades de Fomento (UF) brutas. La segunda opción que tienen las mamás chilenas es optar por un permiso de 12 semanas de descanso completo y 18 semanas a media jornada.

Pero ¿cuándo es un buen momento para comunicarlo? Si el embarazo transcurre sin problemas, el médico indicará a los padres en qué momento está fuera de peligro y es el indicado para realizar la comunicación oficial.

Si por el contrario, la gestante siente molestias, puede que deba comunicarlo a Recursos Humanos y a su superior con anterioridad para que estos sepan el porqué de los problemas de salud y la necesidad de ir al médico frente a alguna complicación.

La comunicación debe hacerse formalmente, en una reunión preferentemente, para poder informar la noticia de forma directa y las necesidades de la madre durante este periodo.

También, permitirá planificar mejor la carga de trabajo y empezar a buscar un sustituto en caso de necesitarlo.

Pero ¿te pueden despedir? La ley indica que una mujer embarazada mantiene su empleo durante la licencia de maternidad y la Ley de Contrato de Trabajo (Ley Nº 20.744) establece que una mujer no puede ser despedida durante su periodo de embarazo.

Es considerada una práctica laboral injusta por parte del empleador despedir a una trabajadora por estar embarazada u obligarla, ya sea directa o indirectamente, a renunciar o cambiar su estado civil.

De acuerdo con información provista por el Gobierno de la Nación, según los artículos 177 y 178 de la Ley Nº 20.744, si el empleador decide terminar la relación laboral con una mujer embarazada por una causa justificada, el empleador deberá pagar una indemnización especial. No obstante, podés comenzar un juicio por causas de discriminación Ello, en función del artículo 1 de la Ley Nº 23.592 o Ley de penalización de actos discriminatorios. E incluso, tenés el derecho de solicitar que te devuelvan tu empleo.

De hecho, el derecho a regresar al mismo puesto está garantizado por la Ley Nº 20.744. Así, la trabajadora tiene el derecho a regresar a su puesto anterior después de haber usado su licencia. O incluso, después de extenderla, siempre y cuando regrese dentro de un período determinado entre los 3 y 6 meses posteriores del cese de la licencia.

De todos modos, te recomendamos que si tienes dudas concretas, lo consultes con profesionales del ámbito legal; o bien, con representantes de tu sindicato.

Llega el momento de incorporarse al trabajo

Volver al trabajo provoca muchas emociones; entre ellas, el conflicto de dejar al bebé y volver al mercado laboral.

Esta transición suele crear sentimientos contradictorios: a veces, hay enojo; otras, culpabilidad; y en algunos casos, la emoción de reemprender el desafío que habías dejado detenido durante un período de tiempo.

Consejos para volver al trabajo

1. Logística

Incorporarte de nuevo al mundo laboral supone especializarte en logística; es decir, cuadrar horarios y hábitos.

Se debe tener en cuenta la hora de entrada de los progenitores, con quién se quedará el niño o niña, quién lo recogerá, a qué hora, etc. Todas estas incógnitas se tienen que responder lo antes posible para que tu incorporación sea fluida y lo más agradable posible.

Utilizá el calendario y la agenda para poder controlar cada punto en tu listado y no olvidarte nada.

2. Comenzá a trabajar de forma gradual

Si la empresa te lo permite, iniciá la incorporación de forma gradual, tal y como los niños lo hacen en la guardería. De este modo, podrás ir asumiendo más responsabilidad conforme avanza la semana y sin tener la sensación de haber abandonado a tu hijo o hija.

Una buena opción, si es posible, es empezar a trabajar un jueves e ir paulatinamente asumiendo más trabajo y más horas durante el primer mes.

La vuelta no suele ser sencilla, pero sí que puede darte cierta satisfacción e ir logrando objetivos a corto plazo.

Es importante que si tu empresa no cuenta con una política de reincorporación, hables con el departamento de Recursos Humanos y con tu mánager. La comunicación es una buena manera de encarar esta nueva etapa laboral.

3. No renuncies

La mayoría de las madres confiesa haber pensado en renunciar a su carrera tras tener al bebé. Entendemos el sentimiento, pero antes de hacer una acción tan drástica, pensá realmente en lo siguiente:

  • ¿Te gusta el trabajo?
  • ¿Qué es lo que te apasiona de él?
  • ¿Cuánto podrías vivir sin el sueldo?
  • ¿Crees que renunciar a tu carrera te ayudará en la crianza de tu hijo?

Todas estas cuestiones interfieren en la toma de decisión. Solo vos podés tomar esa decisión y saber cómo afectará tu futuro familiar y laboral.

4. La vuelta es una oportunidad

Sí, es verdad. Volver al trabajo es un desafío, pero también una oportunidad. Es el momento en el que podés desarrollar tus capacidades y poner de manifiesto tu experiencia. Aunque nunca dejás de ser madre, tampoco dejás de ser una profesional.

Así que elaborá un listado de cosas que hacer y celebrá cada objetivo conseguido; independientemente si es grande o pequeño. Lo importante es hacerlo.

Asimismo, ser madre te da la capacidad de poder poner en práctica habilidades aprendidas en esos meses, como por ejemplo, la paciencia, la multitarea, la capacidad de resolver un conflicto, etc.

Buscar un nuevo empleo

En el caso de no tener un empleo al que volver, es el momento de empezar la búsqueda. Para los profesionales con una larga pausa laboral en su currículo, suelen enfrentarse a un proceso más difícil a la hora de ser citados a las entrevistas. De hecho, un estudio de LinkedIn muestra que es un 45% menos probable recibir una invitación para realizar una entrevista.

Esto hace que muchas mujeres busquen trabajos de niveles más bajos a su perfil para poder empezar de nuevo. Otra opción es realizar un cambio de carrera.

Sin embargo, ser padre supone otras obligaciones que hacen que sea necesario tener un horario flexible, buena sintonía con tu superior y contar con un buen ambiente laboral, para poder desarrollar tus habilidades y conocimientos lo máximo posible.

Algunas empresas como Amazon han construido programas para la reinserción laboral tras una pausa. Es central remarcar que estar fuera del mercado laboral puede estar sujeto a muchos cambios, no solo a la maternidad.

En estos programas, se realizan cursos de formación para que los profesionales puedan actualizar sus conocimientos, aprender las nuevas herramientas y poder acceder al mercado con las mismas condiciones que sus compañeros.

La formación resulta clave para volver de una baja, ya que te permite poner a punto las habilidades y saber de primera mano, qué cambios han sucedido en el sector.

La segunda parte de la puesta en marcha es actualizar el CV; y también, el perfil en CompuTrabajo. Así, podrás empezar a postularte a todas las ofertas de empleo que encajen con vos e ir asistiendo a las entrevistas.

  • Disclaimer: la información contenida en el presente sitio web no constituye asesoramiento legal de ningún tipo por parte de DGNET Ltd. Este artículo no puede ser considerado como un consejo o recomendación legal. Si desea asesoramiento legal específico sobre los temas tratados en el presente documento, deberá consultar a un abogado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *