¿Por qué rechazan mi CV?

rechazan_tu_cv

Puede ser que te hayas postulado a muchas vacantes por Internet, a través de portales de empleo como CompuTrabajo o en páginas web de algunas empresas, y tu CV siempre haya sido rechazado. ¿Sabés por qué?

Aunque tu currículum esté bien realizado, es posible que no supere los algoritmos que usan las empresas para digitalizar su proceso de reclutamiento.

Hoy en día, la mayoría de las compañías usa filtros  automáticos para descartar candidatos. Si tu candidatura no tiene lo que ellos buscan, aunque puedas ser un profesional muy válido, serás inmediatamente descartado.

Estos descartes también favorecen a los candidatos, ya que si la empresa piensa que no tenés los mismos valores o no vivís en la extensión que ellos han limitado, puede ser que dures muy poco en la compañía y termines abandonando la empresa tras los primeros tres meses.

Una vacante y miles de CV

Además de la tecnología, tu currículum compite con el de miles de candidatos que se han postulado a la misma vacante.

Esto genera no solo que tengas las palabras clave, sino que también en ese documento, muestres realmente qué tipo de profesional sos, qué logros has conseguido, qué habilidades tenés, etc.

Tu currículum debe estar muy bien pensado para poder superar las primeras etapas de eliminación de los procesos de selección.

Una vez que tu CV haya sido revisado por el software y leído por el reclutador, es posible que tengas que realizar algún test de conocimientos para poder superar esta etapa.

Todos estos filtros le permiten a la empresa ir descartando perfiles que no coinciden con sus necesidades, evitando que esa persona ingrese a trabajar en una compañía en la que no encaja.

No tener noticias: ¿es eso una buena noticia?

La gran parte de los que se postulan a una oferta quiere recibir en menos de 48 horas una respuesta sobre su candidatura.

Hasta hace poco, muchas empresas no daban respuesta a los candidatos. Estos sabían que habían sido descartados porque nunca recibían ninguna comunicación por parte de las organizaciones.

Esta situación ha empezado a cambiar y las empresas responden al profesional en cada etapa del proceso en la que se encuentre. De este modo, la persona puede saber si tiene o no posibilidades de conseguir ese empleo y si decide seguir buscando un nuevo trabajo o esperar a tener más información sobre el avance de ese proceso.

Tener esta comunicación constante con las empresas ayuda a hacer un mayor seguimiento a todas las postulaciones y evitar así equivocarte durante la llamada.

La llamada

Una vez que atravieses todos estos filtros, llega el momento de la llamada. Es decir, hay una entrevista telefónica, en la que te realizan algunas preguntas para seguir adelante o no.

Esta llamada puede ser también una videoentrevista, donde las empresas hacen un primer reconocimiento, aprovechando las ventajas que ofrece la tecnología.

En la llamada, es donde muchos candidatos “meten la pata” cuando preguntan: “¿De qué empresa me llamás? Me postulé a muchas”.

La respuesta correcta sería: “Perdona, ¿me podrías repetir el nombre de la empresa desde la que me llamás?”.

Así, podés consultar el listado de postulaciones; o bien, entrar en CompuTrabajo y revisar en tu área personal las vacantes a las que te has postulado.

Si esta parte del proceso sale bien, la próxima suele ser ya una entrevista personal, donde quieren ver qué feedback les das y/o si encajás con el director del equipo….

Las empresas están intentando evitar los sesgos subjetivos durante las entrevistas presenciales. Por eso, están empezando a realizar entrevistas estructuradas, para preguntar a todos los candidatos lo mismo, independientemente del sexo, religión o edad.

¿Y qué podés hacer vos?

Lo primero es redactar un buen currículum que se ajuste a la tecnología. Eso significa que debés tener en cuenta las palabras clave, que sea legible y que cuente con toda la información profesional necesaria, para que vean que sos la persona adecuada para ese puesto.

Por otra parte, es necesario realizar una investigación de la empresa para saber si realmente querés trabajar en ella o no. Conforme tenés más experiencia en el mundo laboral, te das cuenta de que esto es muy importante, ya que si no compartís los mismos valores o la compañía tiene mala reputación, seguramente no querrás dedicar más de 8 horas al día a trabajar con ellos.

Seleccioná bien, tanto la vacante, así como la empresa. No te postules a todas las posibilidades laborales. Hacé un listado de aquello que debe tener una organización para considerarla el lugar apropiado para desarrollar tu carrera profesional.

Asimismo, respondé a los test y a las pruebas que la empresa te pida. No pienses que no se fían de tus conocimientos. Estos exámenes les permiten a los reclutadores conocer qué nivel o conocimientos tenés y además, hacer una selección basada en datos objetivos.

Y finalmente, prepará bien la entrevista. Revisá las preguntas habituales que suelen hacer, establecé qué puntos querés tratar durante la cuestión de tu vida laboral y controlá tu comunicación no verbal.

También, es tu oportunidad para preguntar todo aquello que quieras saber del puesto: las características del empleo, los objetivos del primer año y los beneficios que ofrece la empresa.

¿Y cuándo se habla de salario? Las empresas deben mostrar los salarios en las primeras fases del proceso de selección, para evitar llegar al final, dedicando tiempo y recursos y que luego, el candidato no acepte esos términos.

Si te encuentras con compañías que no lo mencionan durante todo el proceso, el mejor momento para preguntarlo es durante la entrevista. Justo cuando te pregunten si tenés alguna duda. Recordá que preguntar, siempre y cuando se haga de forma educada, no debe suponer el punto final del proceso.

Una visión más amplia de cómo funcionan los procesos

Ahora que ya sabés cómo trabajan las empresas te será mucho más sencillo adecuarte a sus necesidades y adaptar tu currículum vitae y tu forma de aplicar para poder superar las primeras etapas del proceso.

Tené en cuenta la tecnología, los tiempos que dedica el reclutador a conocerte y gestioná las herramientas que tenés al alcance para poder superar con éxito el reclutamiento.

No se trata de mentir, ya que eso solo dificultará encontrar un trabajo. Se trata de mostrar lo mejor de vos mismo, adaptándote a las necesidades reales que tiene la empresa y analizando cómo trabaja para encontrar el profesional adecuado.


4 comentarios sobre “¿Por qué rechazan mi CV?”

  1. cargo las experiencias laborales y no se cargan en la pagina y las fechas de empleos están mal por mas que las corrijo una y otra ves carge mas de 4 empleos con fechas como corresponde y sale siempre una sola y mas a si van a creer que soy un mal postulante al cargo de chófer de 1ra categoría como la que realmente pertenezco por que tengo antigüedad comprobable

    1. Hola Ricardo,
      Al añadir o modificar una experiencia debes darle a guardar. No debes hacerlo al finalizar todo, sino una en una.
      Si el problema persiste, intenta eliminar las cookies del navegador y volverlo a probar. Puede que debas cambiar de navegador, evita Internet Explorer.
      Un saludo

  2. Buenas noches soy un joven con poca experiencia no puedo mentir en un cv terminé el secundario analitico en mano son pocas las inexperiencia y no nos dan portunidad de ni un trabjo. Ya nose qué mas aser para lograr demistrar mi capacidad en algun area de trabjo. Pedido saludos cordiales

    1. Hola Axel,
      Puedes encontrar tu primer empleo buscando empresas que busquen a gente sin experiencia. También puedes realizar algún curso o buscar programa de prácticas para dar tus primeros pasos.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *