Preparar la primera entrevista de trabajo

Preparar la primera entrevista de trabajo

Y entonces te llaman o te llega un mail en el que te preguntan cuándo podés acercarte para concretar una entrevista. Te llenás de alegría, el corazón te late descontrolado y no sabés a quién contarle primero que ¡sí!, ¡¡te llamaron!! No obstante, cuando pasa ese momento inicial de euforia, llegan los nervios; y más aún, si la llamada proviene de la postulación que más te interesaba. A continuación, te doy una serie de consejos con la que podrás neutralizar perfectamente cada una de tus inquietudes. No falla, creeme.

La llamada es la confirmación de que el trabajo previo que realizaste para buscar empleo lo hiciste bien. Por lo tanto, ya estás listo para preparar igual de bien el siguiente paso: la entrevista.

La primera entrevista consta de cuatro o cinco partes, dependiendo de la empresa y hay que entrenarlas con la misma intensidad e importancia:
• El resumen de tu CV
• La descripción del puesto por parte del entrevistador
• Las preguntas que te van a hacer
• El test psicotécnico, si lo hay
• Informaciones de cierre y despedida

Preparar la primera entrevista de trabajo: consejos

1. Practicá el resumen de tu trayectoria profesional

No te enredes. Ve a lo seguro y a lo simplificado. Nos encanta hablar de nosotros mismos y el que diga que no, miente. Así que, aunque pueda parecer que esta es la parte más sencilla, es una de las más importantes. En efecto, practica lo que vas a contar de manera que:
a. No dure más de 10 minutos, si es que tenés una larga experiencia; sino déjalo resumido en cinco minutos.
b. Mencioná todos aquellos aspectos o al menos los más relevantes o en los que hayas tenido éxito, que están puestos en la oferta de empleo como requisitos.
c. Transmite pasión, pero no seas prepotente ni des pena. Buscá el equilibrio.
d. Cuando creas que ya lo conseguiste, contáselo a alguien con el cronómetro en la mano.

2. ¡Sé puntual!

Mejor que esperés vos y no que lo hagan ellos. A nadie le gusta esperar y si hacés esperar al entrevistador, empezarás con un punto negativo con respecto a los otros candidatos entrevistados. En serio, no sos su única opción.

3. Vamos con la presencia física

a. Vestite de acuerdo al puesto que vas a pretender. Es decir, no vayas vestido como un director general, si el puesto es junior. Un truco: realiza una búsqueda en Google imágenes de la empresa y mirá cómo van vestidos los trabajadores.

b. Asegurate de haber tomado un caramelo o un chicle de menta antes de la entrevista, nunca está de más, sobre todo si eres fumador.

4. Nunca llegues a una entrevista con las manos vacías

¿En serio pensás que no te van a brindar ninguna información interesante que quieras anotar? Es mejor siempre llevar una lapicera y una pequeña libreta y, ¿por qué no?: ¡una Tablet! Es importante que tomés notas también para rellenar, después, la casilla correspondiente a tu lista de seguimiento.

5. Prepará las respuestas a las posibles preguntas difíciles

Hay un sinfín de preguntas que te puede realizar el entrevistador, unas más habituales y otras más raras. Revisá en el artículo cómo responder a las habituales. Para las raras, buscá siempre la solución más sencilla.

6. Informate previamente sobre la empresa

Eso te ayudará también para el siguiente punto. No hay nada que demuestre más interés en un puesto de trabajo que conocer la empresa, su trayectoria y sus novedades o proyectos más recientes. No seas cómodo, consultá en Internet y también en la zona de empresa de CompuTrabajo. ¡Hoy en día es muy fácil! Podés incluso investigar sobre la persona que te va a entrevistar para sentirte más cómodo, no deja de ser una persona igual que vos.

7. Sonreí

Cuando sonréis, creás de inmediato un ambiente mejor, donde la predisposición es positiva. A nadie le gusta contratar o tener que trabajar con una persona malhumorada o triste o que se cree superior.

8. Llevá preparadas tus propias preguntas

¿No se te ocurre qué preguntar? Podés interesarte por los planes futuros de la compañía, dejando ver en la pregunta que te has informado sobre ella. De este modo, podés preguntar sobre el puesto de trabajo o por la tarea más importante que debés llevar a cabo en los primeros 60 días. A su vez, podés interesarte también acerca de cuánto tiempo lleva tu entrevistador en la compañía y qué es lo que más le gusta de trabajar en ella, etcétera. También, procurá darle importancia a los siguientes pasos dentro del proceso de selección.

9. Durante la entrevista, controlá el lenguaje no verbal: el tuyo y el de tu interlocutor

Gran parte del éxito de la entrevista es consecuencia de la comunicación no verbal: tus gestos, tus miradas, la posición de tu cuerpo, la entonación, las pausas, entre otros elementos. Y por supuesto, lo que hemos comentado anteriormente: la vestimenta y el grado de higiene personal. Tendrás que prestar atención a cosas como: mantener el contacto visual, una postura correcta en la silla, prestar atención a todo lo que dice el entrevistador, escuchar, no interrumpir, mantener la calma, etcétera.

En el caso de que no estés seguro de qué hacer con las manos, sujetá una lapicera. Estas habilidades de comunicación no verbal, también las podés practicar en casa, con un amigo y grabarte con el celular para veas por tu propia cuenta qué imagen generás a los demás.

10. Al llegar a casa, mandale un mail agradeciendo la entrevista que tuviste

Agradeceles su tiempo y recordales tu interés en la posición que ofertan.

Si ya trabajaste todos estos aspectos, no dudés porque ya que tendrás todos los nervios controlados. Sin embargo, si aún estás nervioso, realizá alguna técnica de relajación basada en la respiración; puede parecer un sinsentido, pero funciona. Probalo.

Para verificar si has seguido punto por punto los consejos, dejame hacerte una pregunta: “¿Cómo meterías a una jirafa en una heladera?” 🙂 Pensá de modo sencillo…
Respuesta: “Primero abriría la heladera y, después, metería la jirafa adentro”.

¡Suerte en tu entrevista!

Esperamos que este artículo sobre cómo preparar una entrevista de trabajo en inglés te haya sido útil.  Te invitamos a que sigas leyendo otro de los tantos artículos del blog de CompuTrabajo  o revisá las ofertas de empleo que tenemos ahora disponibles.