Reinventarse después de los 50 para volver al mercado laboral

reinventarse_mayores_50

La vida, inevitablemente, es una constante reinvención. A nivel profesional, también sucede y cada vez, con menos tiempo entre una fase y otra. A los 50, puede ser inevitable replantearse un cambio para volver al mercado laboral.

Hay una cierta connotación negativa al cambio o reinvención, pero biológicamente nuestro cuerpo lo hace de manera continua. Así que nuestra mente y habilidades deben seguirle el ritmo.

“Reinvención” tiene ciertas connotaciones de crisis o dificultad, pero también de crecimiento, experimentación y búsqueda de algo que nos llene completamente.

La gran mayoría de los candidatos mayores de 50 ve que el mercado le cierra poco a poco la puerta. No obstante, con una buena reconversión, seguramente encuentren ese empleo que no sabían que buscaban, pero que les encantará.

El mercado laboral y sus cambios

Ahora, con 50 años, aun quedan por delante 20 años productivos; a veces, incluso más. Cada vez con más frecuencia, los profesionales alargan su vida laboral y su aporte a la empresa. Cumplir años no es sinónimo de obsolescencia, más bien todo lo contrario, cuando uno se actualiza constantemente.

El mercado es mucho más flexible. Ya ningún trabajo es para toda la vida y el candidato evoluciona al ir pasando de empleo en empleo.

Seguramente, los más jóvenes estudien una carrera en la universidad, pero no porque tienen que dedicarse a ella. Probablemente, pasarán por muchos departamentos y puestos antes de encontrar su valor y especialización en el mercado.

Un estudio en Estados Unidos realizado por la compañía Upwork afirma que el 50 % de los trabajadores será freelance en los próximos 10 años.

Ya nada es estático. Así que si deseás volver al ruedo, debés mantener ese ritmo de cambio.

Actualmente, por ejemplo, los trabajos de producción, coordinación o liderazgo requieren de perfiles con una amplia experiencia. Podés plantearte si tu perfil encaja en este tipo de trabajos y adaptar tu candidatura para postularte a alguna de estas posiciones.

La importancia de la marca personal

Es posible que llegado a este punto, te estés preguntando cómo podés reinventarte. Antes de empezar a estudiar cualquier cosa o entrar de lleno en la tecnología, es necesario que encuentres el valor de tu marca personal.

Tu marca personal es tu sello identificativo que tiene que ver con el valor profesional que aportás. Este conocimiento, habilidad o experiencia puede ser de gran ayuda a ciertos departamentos y áreas de empresa.

Tener identificado ese valor o valores puede ser clave a la hora de buscar ofertas de empleo y postularte. Si el reclutador ve tu valor y tu marca personal de un primer vistazo, puede ser que sea mucho más fácil llegar a ese nuevo punto en tu plan de carrera.

Así que una vez identificado, escribilo y plasmalo para que pueda llegar a ser valorado. Si no está escrito, no existe.

Puede que antes te dedicaras a un puesto directivo; y ahora, seas consultor o freelance. Esto no supone un paso hacia atrás; todo lo contrario: es una evolución.

Hay muchas personas que quieren cambiar de empleo y reorientar su carrera: ¿por qué las personas de 50 o más no pueden hacer lo mismo?

Las empresas y su búsqueda del talento sénior

Sé que hay muchos candidatos que encuentran que las empresas filtran por edad. Puede ser que algunas lo hagan, pero realmente están perdiendo un valor esencial para sus compañías.

Algunas empresas se basan en criterios económicos y con pensamiento a corto plazo. Sin embargo, hay muchas otras que ya miran al futuro y creen en otra forma de hacer las cosas.

Desde hace 3 años, hay una nueva tendencia en el mundo laboral. Para crear una buena fuerza de trabajo, es necesario contar con diferentes generaciones para crear una propuesta de valor en el mercado.

El talento sénior se busca; y más, después de esta pandemia. La experiencia de algunos de los profesionales sénior ha permitido capear el temporal y salir airoso de una situación que parecía bastante complicada.

Los empleados de más edad aportan experiencia, capacidad de resolución de problemas, visión de largo recorrido y una amplia red de contactos.

La tecnología es una habilidad que se puede adquirir y debe tenerse hoy en día, pero la inteligencia y la innovación vienen de las personas. Asegurate de que tu propuesta de valor muestre de forma concreta esas dos características.

“Un sénior puede formarse en nuevas tecnologías o adquirir conocimientos de community manager en unas semanas; pero la experiencia de una vida profesional no puede enseñarse; por eso, es algo más valioso”, cuenta Iván Camilo Suárez, que lidera un proyecto para sensibilizar a los reclutadores para que incorporen talento sénior en sus equipos.

El gran hándicap: la autoestima

Creo que la autoestima es uno de los temas recurrentes en los artículos para la búsqueda de empleo de los mayores de 50. Ya hablamos de ella en nuestro último artículo; aunque de todos modos, debemos remarcarlo de nuevo.

Muchos reclutadores destacan que cuando hablan con un profesional sénior, este suele tener una autoestima baja cuando se presenta a la oferta y se menosprecia ante el talento más joven.

También, puede suceder todo lo contrario: hay profesionales que no paran de alabar su carrera y menosprecian el nuevo talento que llega. Dejan claro que no creen que lo estén haciendo bien y eso dificulta la relación multigeneracional dentro de la empresa.

Los profesionales en RR.HH. recomiendan hacer un balance de la trayectoria profesional y resaltar los aspectos positivos, los logros y las situaciones de crisis en las que se aprendió algo de valor para el crecimiento empresarial y profesional.

Asimismo, es necesario modificar y modernizar el currículum vitae. Es necesario que este documento muestre la adaptación a los nuevos tiempos. Un CV con un aspecto desfasado puede decir muchas cosas del profesional que lo presenta. La primera es que no está al día con las novedades del mercado.

Ahora, es el momento de reinventarse y volver a salir al mercado. Especializate en algún aspecto que te entusiasme, reciclá viejos conocimientos y desarrollá competencias como la comunicación digital, el uso de nuevas tecnologías o el análisis de datos.

La actitud determina el éxito de tu acción. Así que ¡manos a la obra!

8 comentarios sobre “Reinventarse después de los 50 para volver al mercado laboral”

  1. Hola ,soy dario, les escribo para decirles que la información arriba detallada sobre un empleado que ha cumplido 50 años es muy buena y constructiva.
    Tengo 47 y muchas ganas y experiencias vividas muy incluyentes.
    Mis saludos y agradecimiento.

    1. Darío,

      Tienes una vision un tanto “romantica” e ingenua sobre el desempleo a los 50 años.

      Si pasaste la barrea de 45 años: “no te molestes en presentarte a más procesos, no hay posibilidades”.
      “La única forma de conseguir un empleo con más de esa edad es tener contacto con alguien de la empresa”.

      85% de los CV se descartan sin leerlos!!

  2. Estaría bueno que en filtro de búsqueda el postulante pueda seleccionar el aviso por la edad para eliminar aquellos pedidos a los cuales no aplica por excederse de edad.

      1. Alex, la discriminacion no la hace el candidato, sino la empresa. Lo que deben eliminar es colocar la edad cada vez que realizan una busqueda.

        Por otro lado, deben incorporar como obligatorio, una respuesta de la empresa cuando informe que no se sigue con la postulacion de determinado candidato.

      2. Hola Alex, eso está a la vista pero si uno está en la búsqueda de trabajo y encuentran alguna oferta resulta q al final no está dentro de la edad pedida, o sea te pasas recorriendo ofertas y la mayoría no son para uno.

  3. Si creo que hay una gran discriminación para los postulante de mas de 50 . Es como si fueramos discapacitado nos hacen la misma discriminación no nos dan oportunidad. Y después nos mandan las comporativa y nunca aplicamos .

    1. Tal cual, coincido con lo que decís, yo me siento totalmente excluida con esa comparativa que hacen, están seguramente comparando a uno de 20 con uno de 47 que tiene más experiencia, pero obvio no damos con la edad, si eso no es discriminación que es?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *