Trabajar desde casa: consejos para el home office o teletrabajo

teletrabajo

Estamos viviendo una situación excepcional que requiere medidas adecuadas para la prevención del contagio del Coronavirus. El home office o teletrabajo es una de las soluciones que muchas empresas están pensando en implementar en breve, para mantener el ritmo de sus negocios y por la responsabilidad para con la sociedad y sus mismos colaboradores.

Lo que hasta ahora era un beneficio adicional, en muchos casos, se convertirá en una realidad; al menos, durante unos días.

En Argentina, por ejemplo, aproximadamente el 10 % de los colaboradores tenía esta opción. Ahora, cada vez más empresas lo instaurarán, para poder seguir con su actividad sin graves consecuencias para la organización y sus empleados.

Para el colaborador, se abren muchos interrogantes y aunque parezca fácil trabajar desde casa, es necesario implementar ciertas medidas y tomar en cuenta algunos consejos para poder realizarlo correctamente y que tu productividad no decaiga.

Consejos para el home office o Smart Working

Estas son algunas de las prácticas recomendadas por los expertos para poder trabajar desde casa, sin que el estrés, el agobio o las circunstancias influyan en tu concentración y productividad:

1. Creá un lugar de trabajo dentro de casa

No podrás trabajar cómodamente en cualquier sitio. Es necesario que delimites un espacio en donde desarrollar tus tareas.

Evitá el sillón o la cama. Es mejor que cuentes con una mesa y una silla cómodas, pero que te permitan trabajar en una posición adecuada.

Si tenés espacio suficiente, es preferible que tu lugar de trabajo esté aislado del resto. Así, será más fácil desconectarte cuando termine la jornada.

Si no es tu caso, simplemente buscá un rincón donde tengas buena luz, acceso a Internet y un espacio suficientemente grande para poder instalar tus dispositivos.

Hay condiciones del espacio que debés tener en cuenta. Por ejemplo, debe estar bien iluminado. Además, evitá trabajar con poca luz para no dañar tu vista.

La silla debe ser cómoda, pero es necesario que puedas sentarte con la espalda recta y los pies tocando al suelo.

En este caso, el espacio debe ser adecuado y parecerse al que tenés en la oficina.

2. Delimitá un horario

Una de las desventajas de teletrabajar es que podemos conectarnos con facilidad a las tareas. Sin embrago, a veces cuesta desconectar.

Para que nuestro cuerpo y cerebro descansen, se debe delimitar un horario para concentrar tu energía en esas horas y fijar tus objetivos diarios.

Es imprescindible que una vez que termines de trabajar, no vuelvas a pensar en ello. Estar confinado en casa puede perjudicar tu descanso y usar las horas de ocio para seguir conectado con la oficina.

Mantener las rutinas puede ayudarte a sobrellevar mejor esta situación; y dará, tanto para vos, así como para el resto de tu familia, una sensación de normalidad.

3. Hacé descansos programados

Si el horario es importante, los descansos también lo son. Los expertos en productividad recomiendan hacer un recreo de 5 minutos cada 20 minutos de trabajo.

Asimismo, cuando lleves dos horas concentrado, podés descansar 20 minutos. A la vez, podés plantearte tus pausas cuando termines alguna tarea importante.

Estos tiempos de receso programados permiten que nuestro cerebro se recupere y pueda volver a concentrarse mejor a la vuelta.

El descanso también ayuda a nivel físico. Es esencial levantarse de la silla, estirar las piernas y beber agua. Una concentración excesiva puede hacer que al cabo de 3 horas, estemos exhaustos y el resto de la jornada no podremos seguir cumpliendo con nuestros objetivos.

Vigilá con las visitas constantes a la heladera por aburrimiento, es mejor beber primero agua o preguntarte si realmente tenés hambre.

4. Definí tareas y metas

Al no tener a nadie de la empresa cerca, es posible que se difuminen las metas por las cuales estás trabajando.

Es fundamental que vos mismo definas diariamente tus tareas y anotes las metas que quieras conseguir. Esta planificación del trabajo te ayudará a seguir con tus rutinas laborales y además, cumplir con el horario previsto.

En un ambiente en el que no es habitual trabajar, es posible que cueste un poco más ir cerrando temas. Pero una buena planificación siempre ayuda a mantener el ritmo y la productividad.

5. Las distracciones bien lejos

Aunque este punto también debe estar presente en la oficina, en casa, debemos evitar las distracciones lo más posible.

Por ejemplo, si no necesitamos el teléfono para trabajar, dejémoslo un poco lejos de nuestra mesa.

Igualmente, es importante cerrar redes sociales, juegos, evitar distracciones por la ventana; o incluso, los mensajes directos con compañeros.

Durante el home office, seguramente tengamos muchos canales de comunicación con el resto de los compañeros y mánager. Así que cuando quieras una concentración mayor, cambiá el estatus de tu disponibilidad para que sepan que no podés hablar en ese instante.

6. Mantener las reuniones

Trabajar desde casa no debe suponer una suspensión total de las reuniones. Se pueden realizar vía remota y así, mantener el contacto con el resto e ir tomando las decisiones necesarias durante este periodo.

Lo bueno que tiene el Smart Working es que se magnifica la necesidad de comunicación. Al trabajar lejos unos de otros, es central que sigamos en contacto.

Aunque en el consejo anterior hemos dicho que a veces debemos cerrar o minimizar esos canales de comunicación para estar concentrados, también es necesario que de forma consciente y estratégica, lo usemos para seguir con nuestras rutinas laborales.

La empresa establece los canales oficiales de comunicación y favorece herramientas para seguir en contacto y bajo parámetros de seguridad con el resto de los colaboradores.

Si tenés un equipo bajo tu responsabilidad, es necesario que acuerdes con ellos cada cuánto se harán las reuniones y los temas que tratarás. De este modo, seguirás liderando a tu equipo, aun no estando en el mismo lugar.

Y una vez que termine el trabajo…

Si aplicás todos estos consejos, probablemente termines el período de cuarentena habiendo adquirido buenas prácticas para teletrabajar ocasionalmente, sin que ello suponga una bajada de tu rendimiento.

Otro consejo que te puede ayudar a llevar mejor este periodo en casa es tener rutinas de ejercicios para mantener “Mens sana in corpore sano” (“Una mente sana en un cuerpo sano”).

Por otro lado, los psicólogos recomiendan también hablar con familiares y amigos para mantener el contacto; realizar actividades creativas que teníamos ganas de hacer, como por ejemplo, pintar, escribir o leer. O visitar museos de forma remota.

Finalmente, es necesario hablar de cómo nos sentimos y disponer de tiempo para nosotros. Todos estos tips te ayudarán a mantener la calma y establecer una “normalidad” para que el pánico o el estrés no ganen terreno.

Please follow and like us:

Un comentario sobre “Trabajar desde casa: consejos para el home office o teletrabajo”

  1. Excelente articulo, muy buenos consejos para estos momentos de cambio. Lo mejor es adaptarse, hay que moverse para no quedarse atrás.
    Quizás de ahora en más este tipo de trabajo crezca, llegó para quedarse.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *