20 formas de incrementar la motivación de tu equipo

20_formas_motivar_al_equipo

Llevamos ya un año arrastrando las consecuencias de la crisis sanitaria. La motivación requiere de un trabajo adicional para mantener el espíritu del equipo y mejorar el compromiso.

Hoy, les traemos 20 formas de incrementar la motivación para poder superar con éxito la fatiga pandémica y la desconexión que se siente con respecto a la empresa:

1. Reconocimiento: los logros deben ser reconocidos y celebrados. Esto va más allá de la compensación económica, sino que

tiene que ver con la felicitación del trabajo, ya sea en privado o en público. Ahora más que nunca, es importante celebrar los hitos, ya que se necesitan noticias buenas para mantener la esperanza.

2. Metas reales y medibles: otra de las formas de motivar al equipo es trabajar por metas que se puedan terminar y alcanzar. Es decir, evaluar el resultado y ver cómo encaja en el objetivo final de la empresa. Tener un fin permite darle sentido al trabajo diario.

3. Escucha activa: este consejo sirve tanto para los directivos, así como para cada profesional. Es fundamental escucharnos a nosotros mismos, a nuestro cuerpo; pero también al equipo, a sus necesidades… Realizar una escucha activa permite adelantarte a la aparición de los  problemas; y a la vez, brindar apoyo.

4. Promover la felicidad en el trabajo: la felicidad es un arma muy poderosa. Contar con un buen ambiente laboral tiene un gran impacto en la productividad. Podés promover los pensamientos y actitudes positivas a tus colaboradores, creando un espacio en el que se sientan cómodos y puedan expresarse con libertad.

5. Alimentación sana: es esencial comer sano y aportar la energía necesaria para que el cuerpo y la mente respondan.  Sin una alimentación sana y equilibrada,es imposible mantener la capacidad de atención. Se puede facilitar libros de recetas, tickets de supermercados, realizar clases online de cocina… Lo central es promover ese estilo de vida.

6. La importancia de los descansos: para mantener la productividad, se debe hacer pausas. Estas ayudan a relajarse, permiten bajar la concentración, retener la información y dan tiempo para evaluar viejas ideas y generar de nuevas. Los descanso son necesarios para refrescar la mente; y sin ellos, la capacidad lógica y de concentración disminuyen notablemente.

7. Ejercicio: una persona, en buena forma, es mucho más activa, ya que se siente más fuerte y por lo tanto, puede sacar el trabajo adelante más fácilmente. Como empresa, se puede facilitar la inscripción al gimnasio, promover esa actividad en la cultura de la empresa; o incluso, dar clases online para los colaboradores.

8. Tener un propósito profesional: dar sentido al trabajo y tener un propósito es mucho más efectivo que otras acciones, como por ejemplo aumentar el sueldo. Es trascendental la comunicación con el equipo y explicarle por qué su función es necesaria para el resto. Aquí, también influye si el profesional cuenta con un plan de carrera interno o no, ya que ese crecimiento será un gran motor.

9. Comunicación y transparencia: los colaboradores, los clientes, todos los que interactúen con vos y con la empresa agradecerán la sinceridad y la honestidad. Uno de los principales motivos de la desmotivación de los trabajadores es que no concuerda lo que le explicaron con lo que se encontraron al empezar a trabajar. Se debe crear una relación de confianza basada en la sinceridad.

10. Mensajes claros, precisos y fluidos: evitá el politiqueo y las falsedades, impulsá el uso de mensajes claros para permitir que todos puedan trabajar y saber qué se espera de ellos.

11. Liderazgo inspirador: para no perder el entusiasmo de los colaboradores, es importante que los líderes adecuen su forma de dirigir según las personas que tienen adelante. El trabajo en remoto ha dificultado esa relación. Por ello, desde RR.HH., se debe promover el crecimiento del líder para apoyar el bienestar del equipo.

12. Programas de formación: es necesario permitirles a los colaboradores seguir formándose y actualizando sus habilidades. Si algo se ha aprendido este año es que las cosas cambian muy rápido y se debe estar al día con la tecnología; y a la vez, disponer de soft skills que  faciliten la adaptación al cambio.

13. Autonomía, adiós al microliderazgo: una gran fuerza impulsora de la motivación reside en que el colaborador tenga autonomía y pueda trabajar de forma independiente. Esto no significa hacerlo solo, pero sí que tenga esa capacidad para gestionar su tiempo y adecuar sus tareas a sus momentos de máxima concentración.

14. Seguridad laboral y económica: todos buscamos contar con una seguridad económica que nos permita vivir. s esencial que esto se tenga en cuenta a la hora de crear nuevas vacantes. Junto con esto, también hay bienes intangibles que reportan bienestar, como por ejemplo: seguridad en el trabajo, sentido de pertenencia… Debemos deshacernos de ciertas preocupaciones para sentirnos seguros en el trabajo.

15. Beneficios adicionales: en relación con el punto anterior,  la empresa debe comunicar si tiene otros beneficios. Y no es necesario que todos sean económicos. Hoy en día, muchos profesionales buscan flexibilidad horaria, posibilidad de seguir estudiando, formación continua, ayudas sociales como el pago de la guardería o el gimnasio. Estudiá qué valora tu equipo y planteate si podés darle solución a alguna de esas necesidades.

16. Confianza en el equipo: se deben  fomentar los lazos entre los miembros del equipo e incentivar el trabajo colectivo, así como también compartir soluciones. Una actitud positiva y un gran compañerismo son dos de los elementos que benefician a la empresa y al profesional.

17. Intentá evitar la rutina: esto no siempre es posible, debido a que depende del trabajo que se realice. Pero sentir que vivís cada día el mismo díano ayuda a mejorar la motivación y productividad. Podés recomendarles a tus colaboradores realizar reuniones en días alternos, preparar actividades diferentes de fin de jornada… El cambio es positivo, así que promovelo.

18. Reducir el estrés: para poder seguir adelante con entusiasmo, es indispensable que los trabajadores tengan herramientas que les ayuden a reducir el estrés y relajarse. Si hay una buena organización, seguramente ese estrés sea menor. También, es importante el ejercicio, la comida; o incluso, darles libertad para moverse y salir a caminar cuando lo necesiten.

19. Diversión en el trabajo: disfrutar del trabajo es esencial para que nunca falle la motivación. No todas las tareas son del agrado del empleado, pero es importante que saque el mayor provecho de ellas y se pueda distribuir el tiempo para realizar esas actividades lo antes posible.

20. Derecho a la desconexión: este punto cada vez tiene más peso en las leyes laborales. Es central permitirle a un colaborador desconectarse y evitar los mensajes fuera de horario. Está en manos de todo el equipo y directivos fomentar esta relación sana con el trabajo. Como en el caso de los descansos, desconectar permitirá reconectar mejor cuando se empiece de nuevo.

Asignatura pendiente

Se debe diferenciar el término “animar” de  “motivar”. “Animar” es mucho más fácil y se centra en la parte superficial de la necesidad que tiene un colaborador. En resumen, es cuando se dan palabras de consuelo, pero no se hace nada al respecto.

La motivación es la asignatura pendiente de muchas empresas. Se dedican pocos recursos y estrategias para mejorar el impulso y las ganas del equipo. Sin embargo, este sentimiento influye en la eficacia y eficiencia de su desempeño cotidiano.

Es un factor importante que debe tenerse en cuenta a la hora de plantear estrategias de valor para la retención de los colaboradores. Requiere de una actividad proactiva; y atrás, quedaron ya las frases como: “Motivado se viene de casa”, “Si no estás contento, es tu problema” o “Ya sabé dónde está la puerta”.

Actualmente, hay una gran desincronización entre lo que se dice de cara al público y lo que se vive dentro de la empresa. Por eso, se deben implementar los puntos anteriores, pero asimismo que eso forme parte del ADN de la empresa y no se trate solo de propaganda para atraer talento.

Recordá que la experiencia del colaborador influye y mucho en las ventas de la compañía y la reputación de marca. Un colaborador motivado es el mejor embajador que una organización pueda tener.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *