¿Cómo motivar a tus colaboradores?

cómo motivar al empleado

Parece que la palabra “motivación” es ahora uno de los conceptos de moda en el área de Recursos Humanos.

La motivación cumple una función esencial a la hora de retener el talento y mejorar la productividad de los equipos. Un colaborador motivado es mucho más productivo y tiene un grado de compromiso mayor que aquel que no lo está.

Técnicas de motivación laboral

Se denomina “técnicas de motivación laboral” a las acciones concretas que se realizan para fomentar y mejorar la motivación de los colaboradores en una empresa.

La motivación laboral es la capacidad de las empresas para que sus empleados se relacionen de forma positiva con la organización y con las actividades que realizan en sus puestos de trabajo. Es decir, una asociación positiva que realizan los empleados respecto a su empleo.

La motivación no surge por sí sola. No podés pedirle a un empleado que se motive: debés crear las circunstancias adecuadas para que desarrolle y potencie al máximo su capacidad.

Consejos para motivar a tus colaboradores

Conseguir que tus colaboradores estén motivados no es una tarea sencilla, pero sí muy enriquecedora. Desarrollá y aplicá técnicas para conseguir un equipo feliz y productivo:

  • Asigná al trabajador un puesto de trabajo acorde con sus conocimientos y sus necesidades. Tené en cuenta las preferencias del colaborador. Así, conseguirás estimularlo más allá de su actividad laboral diaria y ello tendrá consecuencias positivas para ambos.
  • Reconocé el trabajo bien hecho. Los logros deben ser celebrados más allá de las recompensas económicas. Dedicar tiempo a reconocer y celebrar un hito pone en valor el esfuerzo de los colaboradores.
  • Establecé metas cortas y medibles. Tener metas a largo plazo está bien, pero es importante que los empleados sientan que finalizan tareas y se evalúa el resultado. Este feedback impulsará la motivación del equipo.
  • Escuchá para entender mejor a los que te rodean y crear estrategias personalizadas a cada uno.
  • Un ambiente de trabajo positivo en los que todos tengan voz, independientemente del cargo o la antigüedad.
  • Propiciá una alimentación sana y equilibrada en tu equipo, para mantener los niveles de energía necesarios y afrontar los desafíos diarios.
  • Fomentá el ejercicio en la organización. El estado físico juega un papel importante en la motivación. Una persona en buena forma es mucho más activa, se siente más fuerte y se ve capaz de sacar el trabajo adelante con más facilidad.
  • Implementá descansos reguladores. Los descansos ayudan a relajarte y evitar caer en el aburrimiento. Permiten retener la información generada durante el trabajo e invita a reevaluar viejas ideas y generar nuevas.
  • Da sentido a cada puesto de trabajo. Sentir que tu trabajo no aporta nada es una de las sensaciones más desmotivadores. Por ello, es importante que todos los miembros de la organización sientan que su trabajo tiene sentido en el propósito global de la compañía.
  • Transparencia y sinceridad: así es como debe ser la empresa con sus trabajadores para crear una relación de confianza.
  • Comunicación clara y fluida entre los colaboradores y la empresa. Crear canales de comunicación es uno de los pasos clave para que el empleado se sienta parte del equipo.
  • Programas de formación para mejorar la percepción que el colaborador tiene de la empresa y darle la oportunidad de seguir creciendo a nivel profesional. No solo formaciones técnicas, sino también de habilidades.
  • Evitá que los líderes de la organización realicen micromanagement. Es importante que los colaboradores sientan que tienen autonomía para realizar su trabajo y aportar ideas nuevas.
  • La seguridad que dan las prestaciones económicas. Es necesario saber que nuestro equipo podrá resolver con tranquilidad todas las preocupaciones relacionadas con el dinero y cubrir las necesidades básicas.
  • La confianza es esencial para mantener la motivación alta. Crea actividades y zonas donde los colaboradores puedan desarrollar ese grado de confianza.
  • Trabajo en equipo: formar parte de un buen equipo puede ser fuente de energía positiva. De hecho, cuando la energía de uno decae, el resto sirve de apoyo.
  • Ofrece beneficios sociales. Estas prestaciones al margen del salario pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que forman parte de la plantilla. Estas compensaciones son una herramienta clave para aumentar la motivación y la productividad en el entorno empresarial. Reducen también, el absentismo y atraen al talento.
  • Disminuir el estrés y tomarse un tiempo de descanso son una excelente solución para la desmotivación. Intentá localizar qué está generando esa sensación negativa y actuá en consecuencia para evitarla.
  • Diversión. Disfrutar del trabajo es necesario para que los lunes no sean el peor día de la semana. Procurá que tu equipo se divierta lo máximo posible.

La importancia de la motivación en la empresa

La motivación hay que entenderla en el contexto de la producción. Es decir, cuanta mayor motivación laboral tengan los empleados, más productivos van a ser en sus puestos de trabajo; y en consecuencia, para la empresa, mayores beneficios.

También, hay que tener en cuenta que contar con empleados entusiastas reduce la tasa de rotación de los colaboradores. Esto se debe, principalmente, a que están a gusto en su trabajo y alargan su compromiso con la empresa. Ven ese lugar como una buena organización donde desarrollar su plan de carrera.

Todo ello tiene como resultado una reducción de los costos derivados de la rotación y de la necesidad de la empresa de formar nuevos empleados, al sustituir a otros que ya conocían la compañía y su forma de trabajar.

¿Cómo implemento esta estrategia en mi organización?

En el mercado, existen herramientas digitales para facilitarte la implementación de esta estrategia.

Para poder motivar al colaborador, es importante saber qué expectativas tiene en referencia a su trabajo y qué sentimientos profesa hacia la empresa.

Es necesario poder de realizar encuestas de clima laboral y efectuar una escucha activa y conocer cómo se encuentra la organización.

Con la data obtenida del equipo, elaborá planes personalizados, acordes a cada colaborador. Todo ello hace que la experiencia del empleado sea positiva y puedan plantearse acciones específicas para la motivación.

Asimismo, es posible dar a conocer a los empleados los beneficios de la empresa, abre vías de comunicación ágiles y transparentes entre todos y cuenta con una funcionalidad de reconocimiento para instaurar ese hábito en la organización.

Todas estas funcionalidades facilitan implementar esta táctica y los gestores de talento pueden medir los resultados. Constituye un gran avance para medir y valorar si la estrategia funciona o no.

Es el momento de aplicar técnicas de motivación para aumentar la productividad y los beneficios de la empresa. No dejes pasar esta oportunidad de mejorar la percepción que los colaboradores tienen de tu compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *