Empresas reales: cómo motivar a los empleados en la distancia

ejemplos_reales_motivacion

La motivación es una de las claves para mantener y retener el talento que trabaja en la empresa. Esta preocupación afecta tanto a los mánager, así como también a profesionales de Recursos Humanos que siguen buscando la forma de mantener la ilusión de sus equipos.

Tras el esfuerzo de seleccionar de forma efectiva, se busca crear un equipo cohesionado y trabajar de forma conjunta. No obstante, al cabo de un tiempo, aparece s el desgaste y la desmotivación, cuando no se pone el foco y se trabajan acciones para mantener la ilusión por el trabajo. 

La crisis actual tampoco ha ayudado mucho a fortalecer los lazos, ya que las empresas han visto cómo las acciones presenciales y los eventos corporativos se cancelaban ante la imposibilidad de realizarlos cara a cara. Y aunque sabemos que la motivación va más allá de estos actos, hoy les queremos presentar ejemplos de empresas reales para motivar a sus empleados en la distancia.

Twitter: flexibilidad del trabajo remoto

Esta red social ya comentó que permitiría a sus trabajadores teletrabajar incluso cuando terminase la pandemia.

Según un comunicado de Jack Dorsey, CEO de la plataforma, los empleados podrán permanecer en casa excepto aquellos trabajadores cuyas tareas requieran de la presencia física, como es el caso de los encargados del mantenimiento de los servidores.

Los colaboradores serán los que decidirán cómo quieren trabajar. Y asimismo, esta empresa alienta a usar las oficinas para realizar reuniones o ser el punto de encuentro cuando sea necesario.

Twitter ha adoptado esta posición ya que otras empresas tecnológicas anunciaron antes de 2020, la posibilidad de que sus trabajadores eligieran el lugar desde dónde deseaban trabajar. WordPress, por ejemplo, cerró en 2017 sus oficinas para trabajar completamente en remoto.

Así pues, para retener ese talento tan deseado en el mercado, Twitter ha buscado el compromiso de sus colaboradores a través de la flexibilidad laboral.

Google: potenciar la creatividad

Si algo define a Google es su creatividad y su forma diferente de hacer las cosas. Sus entrevistas de trabajo ya suelen ser bastante comentadas por las preguntas que hacen. El objetivo es crear una cultura empresarial en la que la transparencia y la creatividad sean las claves del equipo.

En este momento, los colaboradores de Google siguen trabajando desde casa; y para mantener la motivación, fomentan que el 20% del tiempo laboral lo dediquen a otra cosa que no sean sus tareas. Se facilita la colaboración con otros miembros del equipo para hablar y buscar soluciones que vayan más allá de los problemas diarios.

Esto hace que el trabajador cuente con un tiempo remunerado para pensar y buscar nuevas alternativas, en el que practique y ejercite el músculo de la creatividad que normalmente la rutina suele adormecer.

Los empleados quieren ser parte de algo y pensar que su tiempo y trabajo tienen un fin, más allá de sus obligaciones laborales.

John Lewis: experiencia del consumidor

Esta es una táctica implementada en muchas empresas. Las personas que tienen contacto con los consumidores pueden ayudar a otros equipos a mejorar el producto y el servicio.

John Lewis va más allá y todos sus colaboradores pueden participar en la definición y mejora de esta experiencia. Se realizan encuestas para saber cómo te gustaría que te trataran, se preguntan soluciones a problemas con las que se han encontrado, se informa de la valoración de los clientes…

Los empleados que son informados y animados a formar parte del equipo suelen tener un mayor compromiso con la compañía y permanecen más tiempo en la empresa. Esto, mejorando su productividad y motivación.

4 acciones que podés implementar en tu organización

Ahora que hemos visto qué hacen otras empresas, es el momento de pensar en lo que necesitan nuestros colaboradores para no perder la ilusión por el camino.

Aquí van cuatro acciones que se pueden llevar a cabo de forma rápida y con poco presupuesto:

1. Dar a conocer a tus colaboradores de forma remota. Puede ser creando un podcast, un video o una entrevista publicada en la Intranet. También, podés crear grupos aleatorios para que se presenten entre ellos, generando un clima de confianza y ayudando a formar nuevas alianzas.

Cuando percibís que sos parte del equipo y conocés a tus compañeros, te  sentís más a gusto, presentás nuevas ideas y te mantenés más tiempo dentro de la empresa.

2. Actividades remotas semanales o mensuales. Compartir actividades que nada tienen que ver con el trabajo permite crear cohesión en los equipos; y también, mejorar las relaciones interdepartamentales. No es lo mismo pedir ayuda a una persona que no conocés que aquella con las que has compartido momentos de diversión.

Pueden ser eventos de cocina, comentar una película, un club de lectura… Esto se puede hacer de forma online y el costo es muy bajo. A la vez, podés crear grupos en Facebook; o incluso, pedir que alguien que sepa de algo (cocina, tejer, música) les enseñe a sus compañeros.

3. Jugá y añadí objetivos: para promocionar la formación y tener una competencia sana, podés realizar juegos con objetivos para que los empleados conozcan los nuevos productos, desarrollen nuevas habilidades o practiquen un idioma. La gamificación fomenta la motivación y permite formar equipos de forma lúdica, dejando de lado la presión o la necesidad de mejorar.

4. Programas de mentoría o coaching: tener un grupo de apoyo o poder contar con alguien suele ser muy efectivo a la hora de conseguir objetivos. El crecimiento laboral es una de las principales preocupaciones de un colaborador y contar con alguien que lo guíe y escuche puede ser altamente motivador. Fortalecé los lazos de compromiso con la organización. Podés empezar creando un programa de voluntarios para desarrollar esta acción.

A veces, la imaginación es mucho más efectiva a la hora de llevar a cabo estas estrategias en la empresa. Debemos pensar o preguntar qué quieren nuestros colaboradores, cómo se encuentran y en qué podemos ayudarlos.

Del mismo modo, nuestra acción va destinada a la retención y surge de las necesidades reales (presentes y futuras) de la empresa. sí, con esto en mente como área de RR.HH., se debe pensar cómo cubrir esos problemas; y al mismo tiempo, incentivar a los colaboradores a dar lo mejor de sí mismos.

Todo problema se convierte en una oportunidad, si sabemos cómo enfocarlo. No olvides que un equipo motivado es el doble de productivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *