La salud mental, una palanca de retención para la empresa

salud_mental

La reactivación económica ha hecho que empiece a notarse cierto movimiento entre los equipos de las empresas, los cuales miran hacia otros horizontes para mejorar su carrera profesional. Es por ello que los profesionales de Recursos Humanos deben centrarse en los programas de retención para evitar la rotación voluntaria de sus colaboradores y que esto afecte al presupuesto del área.

En este sentido, una encuesta de Deloitte afirma que las empresas con programas de reconocimiento tienen hasta un 31% menos de rotación voluntaria que aquellas organizaciones que no cuentan con él.

Parece que esta práctica es una gran palanca de retención. Sin embargo, es poco implementada en algunas empresas. Muy conocida en el mundo anglosajón, pero poco practicada en el Latinoamericano.

Entre los principales problemas que se presentan, se destaca la falta de comunicación entre la empresa y el colaborador o entre el líder y los miembros del equipo. En algunos casos, los empleados tienen que esperar más de tres meses para obtener feedback por parte de sus superiores.

El 35% de los encuestados por Deloitte afirma que desea que su director se comunique con más frecuencia con ellos.

Entonces, es necesario, para crear un programa de retención, que se lleven a cabo acciones de comunicación que mejoren la relación y faciliten el entendimiento y el contacto de forma recurrente.

Acciones de comunicación

Según Peter Drucker, padre fundador de la disciplina del management, el 60% de los problemas empresariales es consecuencia de una mala comunicación.

La falta de comunicación o retroalimentación provoca que uno de cada cuatro empleados abandone la oficina a diario por sentirse agotado emocionalmente según datos de LinkedIn.

Para poder empezar a solucionar estos problemas de comunicación, pueden planificarse sesiones semanales donde hacer un overwiew de aquello en lo que se está trabajando, de las necesidades actuales y de las acciones pasadas, así como también crear mecanismos fáciles para favorecer el intercambio de ideas con sesiones multidisciplinares de brainstorming.

A la vez, es fundamental felicitar el trabajo bien hecho; y en este caso, puede ser de manera formal o informal. No pensemos que solo un aumento salarial podrá satisfacer al colaborador, ya que el problema está en el reconocimiento y no en el salario.

En este artículo, hablamos detalladamente de cómo el reconocimiento aumenta el compromiso de tus colaboradores, cómo realizarlo y los beneficios de llevarlo a cabo.

Un gran porcentaje de los empleados no se ve trabajando en su actual compañía dentro de un año, según Gallup. La principal causa de la falta de compromiso es la insatisfacción generalizada de los grupos de trabajo por las malas políticas laborales. Y una de ellas es el poco interés por la salud mental.

Salud mental

Otra de las grandes preocupaciones de los colaboradores es la salud mental y el esfuerzo que hace la empresa para cuidarla.

El 60% de los empleados encuestados por OfficeVibe, antes de la pandemia, afirmó que su trabajo se estaba cobrando un alto peaje en su vida personal. El estrés, el exceso de tareas o la falta de equilibrio entre vida laboral y privada eran los puntos que más les preocupaban.

Hace poco, Mind Share Partners publicó que el 75% de los miembros de la Generación Z había renunciado a un empleo por ansiedad, un 25% más que los millennials. Estamos ante un cambio de paradigma, la fuerza laboral prima hoy en día, su salud mental por encima del trabajo.

Parece que las ofertas de empleo con el concepto “saber trabajar bajo presión” crean alarma entre esta generación, ya que opinan que la empresa está hablando de una realidad diaria y no puntual.

Ya no se romantiza el trabajo ni la autoexigencia. En la actualidad y tras la pandemia, hemos visto cómo la salud mental (antes olvidada) va escalando posiciones para encontrarse al mismo nivel que la física.

De este modo, la empresa ya no solo debe ofrecer como beneficio ayuda para el gimnasio, sino que también debe mostrar las acciones correctivas para minimizar los daños que puede provocar el estrés o la ansiedad derivada de las malas prácticas.

Según un estudio de la revista Smoda, la psicomatización del estrés por el trabajo ha llevado a las personas a ser pragmáticas y destinar mensualmente una parte de sus ganancias a los autocuidados. O dicho de otra forma, a invertir el dinero que ganan en reparar la salud mermada como consecuencia del trabajo.

Además, el 59% de los empleados, según OfficeVibe, no recomendaría su organización como un buen lugar para trabajar a ninguno de sus contactos.

Mindfulness y otras acciones

Un estudio de la Universidad de Zaragoza (España) afirma que las empresas con programas de mindfulness pueden reducir un 40% las bajas laborales de absentismo y son más productivas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que el año próximo la depresión y la ansiedad serán la primera causa a nivel mundial de bajas laborales. ¿Qué puede hacer nuestra empresa al respecto?

Algunas organizaciones han empezado a contactar con empresas u organismos destinados a la meditación, mindfulness o gestión de estrés, ya que han podido comprobar que esta práctica ayuda a nivel laboral a preparar la mente para aceptar mejor los cambios.

Sin embargo, ni la meditación ni las salas de relax son eficaces cuando las condiciones de trabajo no son óptimas.

Enumera cuántas actividades gratuitas de bienestar personal y mental pone a tu disposición tu empresa y te diré el nivel de estrés perpetuo con el que te suelen asfixiar. Así es como los colaboradores pueden ver un exceso de este tipo de beneficios en la organización.

Google se dio cuenta de que la mayoría de sus salas de relax y recreativas no eran usadas porque sus colaboradores no tenían tiempo. Es necesario pensar en todas las condiciones y herramientas que necesita un colaborador, ya que eso también forma parte de su salud mental.

Pensar en positivo no quita carga de trabajo, así como meditar tampoco soluciona todos los problemas relacionados con la gestión del estrés o la falta de personal.

Nuestra recomendación es realizar un análisis exhaustivo de la condición mental de los colaboradores y preguntar cómo se podría mejorar. Habrá gente que querrá realizar prácticas de meditación, yoga o taichí; y otros que prefieran balancear mejor su horario para poder desconectar del trabajo.

En cada caso, la empresa debe gestionar y tener en mente que la salud mental forma parte ya de la cultura de la organización y puede ser una gran palanca para la retención y atracción de talento.

Adiós a la idea romántica de que para ser un buen trabajador, debes pasarlo mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *