Misión SOS: síndrome posvacacional: “la temida e inevitable vuelta a la rutina”

sindrome_postvacacional

Ayudar a los colaboradores a regresar de sus vacaciones con toda la actitud para reanudar su vida laboral es una de las responsabilidades que hoy por hoy, debe ser solventada por las áreas de Gestión de Talento. Por ello, hoy, se abordará cómo se puede contribuir para combatir el denominado “Síndrome posvacacional”, sobre todo, cuando ya están a la vuelta de la esquina las vacaciones de verano.

Pero ¿a qué se refiere este concepto? De acuerdo con definiciones de diversos especialistas en Psicología, el síndrome posvacacional es el conjunto de síntomas, como ansiedad y depresión, que surgen cuando una persona se adapta nuevamente a la rutina laboral, tras regresar de su periodo vacacional.

Un estudio realizado por Lee Harrison, Líder global en el acompañamiento a las organizaciones, en términos de transformación, reveló que 4 de cada 10 trabajadores son víctimas de este padecimiento, ya que para ellos, este proceso de adaptación representa afectaciones, tanto a nivel físico, como psicológico, tras enfrentarse a un periodo de estrés, ante un cambio brusco de estilo de vida.

Los síntomas más comunes son: somnolencia, dolores musculares, irritabilidad y falta de concentración, cambios de humor y síntomas cardíacos. Esta situación, no solo puede poner en riesgo la productividad de los colaboradores, sino también, su salud física y emocional. Por este motivo, es de suma importancia que se desarrolle una estrategia para ayudarlos a que su reincorporación al trabajo sea más venidera.

¿Cómo se puede construir un periodo adaptativo desde el departamento de RR.HH.?

Para las organizaciones, es una prioridad el contar con colaboradores con espíritu competitivo y con hambre de éxito, que los impulse a lograr los objetivos que se les ha encomendado. Y para que el síndrome posvacacional no represente un obstáculo para ellos, se pueden emprender diversas acciones, como las que se mostrarán a continuación :

1.- Fomentá la reincorporación progresiva . Una buena forma de contrarrestar la reincorporación a la actividad laboral es con una bienvenida fuera de lo tradicional. Organizá una reunión de trabajo fuera de la oficina que les permita tener un respiro. Aprovechá esta reunión para abordar temas relacionados con los objetivos a perseguir y promové la convivencia entre tus colaboradores.

Si tu empresa tiene la posibilidad de ofrecer un horario progresivo, no dudes en implantarlo durante 2 o 3 semanas, para que tus colaboradores se vayan preparando y se incorporen a la jornada completa de una forma proactiva. Por ejemplo, Accenture posee un programa denominado “Vuelta a la realidad (Back to Reality)”: “El programa permite que cuando los empleados regresan de vacaciones puedan trabajar el primer día desde la casa; el segundo día, mitad y mitad, y recién el tercer día retomar la modalidad de jornada completa desde la oficina”.

Otra alternativa para ofrecerles a tus colaboradores un regreso a su actividad laboral menos agresivo es el home office. La empresa Accenture implantó esta estrategia y afirma haber obtenido resultados muy favorables. Al respecto, Alejandra Ferraro, directora de RR.HH. del sector de Latinoamérica, dice: “(…) el 80 % teletrabaja y la mayor parte lo hace dos veces por semana”.

2.- Promové un entorno laboral armonioso. Aunque resulte difícil de creer, los pequeños detalles pueden hacer la diferencia y el ambiente laboral es un punto clave para facilitar el periodo de adaptación de los colaboradores. Es importante recordar que en estos tiempos, los líderes emocionales son muy valorados por sus trabajadores; por lo que hoy en día, es sumamente importante que mostrar interés por su situación, preguntarles cómo han transcurrido sus vacaciones y qué tan preparados se sienten al retomar sus actividades laborales. Mostrales tu interés por explorar su parte humana.

También, es primordial promover dentro del equipo de trabajo, prácticas basadas  en el respeto a sus semejantes. Esto contribuirá a que el talento despierte todos los días con ganas de ir a trabajar y con la mejor actitud.

3.- Incorporá políticas flexibles . La nueva tendencia en términos de liderazgo va dirigida a lo emocional y se ha podido comprobar que el trabajo flexible ayuda a que los colaboradores incrementen su productividad. Para ello, es muy importante generar acercamientos con el equipo, con la finalidad de obtener información de valor que te ayude a motivarlos. Personalizá esa flexibilidad y aplicala donde más la aprecian. “Hay diversos aspectos que influyen en la conformidad del empleado con respecto a su trabajo. No se trata únicamente de un buen salario. En la actualidad el profesional busca un conjunto de condiciones”, se puede leer en el diario LA NACIÓN.

La comunicación es un punto clave para mantener motivados a tus colaboradores. Podés empezar enviando un correo de bienvenida, en el que des aviso sobre los próximos días de descanso, los horarios de adaptación, las posibilidades que les estás ofreciendo como empresa, para que mantengan un equilibrio entre su cuerpo y su mente; y los próximos planes que tenés para reconocer su esfuerzo (bonos, incentivos, viajes, etc.).

4.- Incluí en tus beneficios facilidades para la práctica de deporte. Es un hecho que el mejor compañero de la rutina es la actividad física, ya que las personas liberan estrés y despejan su mente. Esta práctica deportiva puede ayudar a los colaboradores a que su regreso al trabajo sea más venidero. En relación con este tema, Ezequiel Palacios, director de Glue Consulting, una compañía especializada en head hunting, afirmó: “Este tipo de acciones tiene un alto valor percibido por parte de los empleados y un costo relativamente bajo para la compañía”.

5.- Reconocé el esfuerzo de los equipos de trabajo que conforman tu empresa. Regresar de un periodo vacacional puede llegar a generar estrés en los colaboradores. Sin embargo, una buena forma de romper con este patrón es incentivando a los equipos por su desempeño. Además, esta situación puede ser una gran oportunidad para que el líder del área fije nuevos objetivos y motive a sus colaboradores. En efecto, “según una encuesta entre ejecutivos de recursos humanos de la consultora PwC Argentina, las compañías trazan estrategias de capacitación (…) para sus trabajadores (…)”.

TTEC, también cuenta con un programa de compensaciones a sus trabajadores, que consiste en ofrecerles una gratificación económica extra a su sueldo ordinario, por concepto de buen desempeño y puntualidad. “Estos pequeños esfuerzos hacen la gran diferencia; para nosotros, la prioridad siempre serán las personas y queremos verlas felices”, puntualizó Jorge Cid, Specialist TA Marketing & Communications.

Si la empresa no cuenta con los recursos para ofrecer bonos o capacitación, puede diseñar un programa de incentivos no económicos, basados en un buen ambiente laboral y una comunicación efectiva. Estos dos elementos son vitales, para que los colaboradores se sientan identificados con la compañía que los emplea.

Es un hecho que no está en tus manos. El poder frenar el síndrome posvacacional y gran parte del éxito de estas acciones dependerá de la voluntad de tus colaboradores para hacerle frente a este estado temporal. No obstante, si te esforzás y dedicás para brindarles opciones que aminoren el impacto de este síndrome, su reincorporación laboral será mucho más rápida. ¡Poné manos a la obra  y compartinos tus resultados!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *