Podcast Con Talento: “Si no somos líderes del cambio, seremos víctimas de él”

leo piccioli Blog

No hay duda, el cambio llegó para quedarse de forma permanente en nuestras vidas y hoy parte del reto que tenemos es aprender a gestionarlo exitosamente y tener la capacidad de motivar a las personas a que lo abracen y a que trabajen arduamente para adaptarlo a su día a día.

Leo Piccioli, conferencista, escritor y experto en temas de liderazgo, valores y cambio tecnológico en Latinoamérica hoy nos habla de “la nueva realidad” de un futuro que nunca nadie entes había previsto y que cada vez más está más cerca de nuestra puerta tanto en las empresas, como en la vida misma.

Leo Piccioli: Hola Alejandra, es un placer estar contigo y poder hablarle a toda la audiencia de CompuTrabajo

Leo, como tú sabes hoy estamos viviendo una realidad inesperada a raíz de una cantidad de sucesos atípicos que llegaron a causa de una pandemia que nos orilló desde hacer un par de meses a hacer un parón en nuestras vidas para adaptarnos rápidamente a una nueva forma de vida.  Sin duda, Latinoamérica es una de las regiones más golpeadas ante esta situación, ya que la mayoría de los países que la conforman son países emergentes y en vías de desarrollo y por tanto los recursos con los que contamos también son muy  limitados. A mi me gustaría preguntarte al respecto Leo, ¿cómo se están preparando las empresas para su retorno a una “normalidad” cuando quizá ni ellos mismos conocen cómo será esa “normalidad” a la que se van a enfrentar?

Leo Piccioli: Es la pregunta del millón la que estás haciendo, creo que hay todavía demasiada incógnita como para que alguien pueda dar una respuesta perfecta a cualquiera de estas preguntas, entonces, mi primer pedido o recomendación es saber y tener muy presente que es un futuro en el que nadie estuvo aún, no como en otras situaciones donde alguien puede decir “no, a mi ya me pasó esto ” o un “déjame que te cuente cómo evoluciona”. No, esto así como está sucediendo ahora no pasó nunca en la historia de la humanidad, hubo pandemias, hubo cuarentenas, pero nunca global, una pandemia realmente con tanta comunicación, con tanto impacto en las empresas, en el trabajo.

Entonces el primer pedido e imploración es que entendamos que no hay ningún experto en esto, sino que vamos a tener que escuchar, a aprender ser humildes y curiosos, a preguntar muchas veces y formar nuestra propia visión de hacia dónde vamos yendo y hacia dónde tenemos que ir con nuestro trabajo y la empresa. Dado esto lo que yo veo en general, en las empresas es ese mismo mix que uno esperaría de opiniones ¿no?

Hay algunas empresas que ven en esta situación una oportunidad fantástica que son aquellas que están operando al 200 por ciento porque simplemente venden algún producto para la salud o porque son los que nos llevan en moto los productos para que no salgamos de casa, pero también hay otras empresas que dicen que “ el futuro del mundo, va a necesitar mucho lo que yo hacía”. Por ejemplo: pasó con algunas empresas que cotizan en la bolsa como Netflix o Amazon que de repente la demanda explotó porque la tendencia que se venía acercando, terminó terriblemente acelerada por esto, esos son los positivos.

Y después tenemos los negativos que es ¿qué va a pasar con el retail,  todas las tiendas de la calle, con todas las sucursales de las cafeterías, todos los restaurantes, toda la industria el turismo? Entonces ahí creo que hay dos actitudes en general: una es el agresivo que salió a hacer como loco, a hacer cosas, a cambiar, a prepararse que tal vez incluso empresas contratando gente casi con una energía que no tenían. Porque Buenos Aires tiene estadísticas en sitio de empresas que están contratando en este momento y otras empresas que se paralizaron, yo veo esos dos extremos.

Lo que creo que hay que encontrar es el punto intermedio que no es justo en el medio, depende mucho de la actividad, depende de la actitud de los líderes de las empresas que es un punto en donde entendemos que lo que está pasando es enorme y es más, en muchos países del mundo como México y Argentina se minimizó en algún momento, entonces entendemos que minimizarlo es un error, pero tampoco podemos salir corriendo como locos a atacar molinos de viento sin saber si quiera dónde están, entonces es como un baile, como un equilibrio entre esos dos extremos en donde mi recomendación es que escuchemos todo antes de hacer cambios grandes. Pero hay oportunidades en este momento no solamente para empresas, sino para carreras puntuales fantásticas

Aquí a mí me gustaría tocar un tema que me parece sumamente importante que es la parte de la motivación que se necesita para los equipos y que los líderes deben impulsar, ¿cuáles son esos principios  básicos que deben seguir estos líderes para que los miembros de sus equipos vivan un proceso de reinserción laboral menos agresivo?

Porque como tú sabes, cuando regresemos puede suceder que unos ya no estén con nosotros porque perdieron el empleo y que otros tantos vivan una realidad compleja en ese mismo momento en casa a lo mejor hasta por el deceso de un familiar o porque la misma pareja perdió el empleo y ahora sus recursos son limitados o hasta los mismos protocolos a los que ellos estaban acostumbrados hayan cambiado porque estamos viviendo una etapa de cambio continuo

Leo Piccioli: Es una excelente pregunta porque es entender que los líderes estamos acá para inspirar a los demás, para invitar a otros a construir un mundo mejor, el líder es el que propone un mundo mejor. Él dice “yo quiero hacer una tienda en la avenida que haga que la gente esté más contenta por la experiencia o que esté más contenta porque compra más barato, o quiero hacer una app que haga tal cosa”.

El líder propone ese cambio y para poder hacer eso tiene que entrar en una doble visión, en dos cerebros: un cerebro de corto plazo y un cerebro de largo plazo en donde tiene que poder estar atento a lo que está pasando y tal vez preocupándose y algunas veces alegrándose por esas cositas que a veces en la gran imagen de todo no son tan importantes pero que en el corto plazo son importantes.

Pero una parte del cerebro del líder tiene que estar todo el tiempo pensando en el más allá real, en el ¿por qué estamos todos juntos? Imagínate en un equipo de futbol de técnico de capitán y que te diga “yo sé que te pegaron una patada y que duele muchísimo, pero estamos todos unidos porque queremos ganar el campeonato, o estamos todos unidos porque queremos implementar una app que va a hacer la vida más simple de toda la gente o que va a ayudar a lidiar con este problema a nuestros clientes”.

Entonces creo que el rol del líder es poder tener esa visión de “es difícil, es caro, es duro, es desgastante”, pero poder tener esa doble actitud en donde está presente en el corto plazo y sufre con sus liderados porque cuando viene un cambio surge igual que los demás, cuando hay incertidumbre sufre igual que los demás, pero es capaz de levantarse y poder decir “hay luz al final del túnel”. Hay una frase maravillosa que dice “En vez de predecir el futuro, lo mejor es crearlo”, entonces ese líder invita a la gente a perseguir ese futuro y hacerlo y esta puede parecer una frase que sólo se puede aplicar a una megaempresa, pero se puede aplicar a cualquier tipo de emprendimiento pequeño porque ¿vamos a hacer víctimas de lo que está pasando? O ¿vamos a aceptar la realidad y hacer lo mejor dado lo que no podemos cambiar? El coronavirus, la cuarentena son cosas que en general no podemos cambiar.

Y hablando justo de estos cambios, lo que hoy más que nunca necesita este mundo son precisamente esos agentes de cambio, esas personas que estén dispuestas a asumir una realidad nueva por muy desafiante que parezca y yo creo Leo que el papel que van a jugar los departamentos de los Recursos Humanos de las empresas van a ser muy importantes para poder promover este cambio organizacional que necesitamos a propósito de todo esto que ha venido pasando. Tú, ¿cuál crees que sea ese papel que van a jugar estos equipos de RRHH?

Leo Piccioli: Tengo dos respuestas: la primera es que creo que coincido, el papel es potencialmente muy importante. La segunda es que no creo que en general estemos preparados, es decir, que las áreas de RR.HH estén preparadas para aceptar y tomar ese desafío y ese es parte del challenge que tenemos que auto presentarnos y que tenemos que elegir y es que las empresas del futuro requieren áreas de RR.HH de más allá en el futuro, áreas de RR.HH que de alguna manera imaginen el futuro y lo aceleren.

Y a menudo veo a las áreas de RR.HH en muchos países del mundo como áreas que intentan mantener el presente, áreas entre comillas contra las que hay que luchar para generar un cambio. Entonces ahora que me das este micrófono y esta oportunidad para hablarles, porque seguro hay mucha gente de RR.HH escuchando y me encantaría desafiarlos a todos a fomentar el cambio desde sus áreas y no ser líderes de no cambio, es decir, no ser “mantenedores” de lo que hay.

Si eligieron estudiar RR.HH, o formarse, o liderear áreas de RR.HH es porque quieren mejorar el mundo a través de las personas y esta es una oportunidad maravillosa. Mi recomendación es que no se olviden del por qué están en esa área y de que no están ahí para liquidar la nómina de sueldo, o cumplir con las normas legales. Están ahí para que la compañía gracias a su gente, sea increíble, entonces toda época de cambios es una época de oportunidades, de oportunidad de tomar decisiones sobre todo; por ello yo trataría, desde el área de RR.HH, de aprovechar esta oportunidad, de convertirme en el líder que me gustaría tener, que cada uno sea el líder que necesitamos.

¿Qué papel crees que esté jugando la tecnología a propósito de este elemento que tu nos estás proponiendo que es la innovación y que no debe faltar en este periodo?

Leo Piccioli: Tengo una opinión agresiva que tal vez no le guste a todo el mundo, pero me parece importante que alguien la diga, yo creo y estoy convencido de que toda tarea repetitiva se puede automatizar, entonces creo que cualquier empresa que tenga personas que estén haciendo tareas repetitivas no las está aprovechando. Simplemente por no hacer esa inversión tecnológica para remplazar esas tareas repetitivas, por ende, eventualmente un día o lo va a hacer, o va a aparecer un competidor que va a hacer lo mismo pero automático y va a usar a su gente para tareas más humanas: para pensar, para crear, para resolver problemas, para empatizar con los clientes. Esas son las tareas que las personas podemos hacer.

Entonces yo visiono un futuro en el que todo lo repetitivo está delegado a los robots, a las herramientas, incluyendo algoritmos y todo tipo de automatización y los humanos haciendo cosas de humanos que nos van a enriquecer mucho más, nos van a hacer mucho más felices. El tema es que, si no somos conscientes de esto, el camino va a ser doloroso porque va a venir el ascensorista o el operador de teléfono y va a decir: “Pero, ¿cómo ahora me remplazan por una central telefónica, si yo es el mejor operador de teléfono?” o el operador de carro a caballos “ ¿cómo un automóvil si yo era el mejor conductor de caballos?”.

La tecnología siempre triunfa y creo que tenemos que poner sobre la mesa este cambio. De hecho el mundo sigue automatizándose y esta cuarentena es un salto enorme en esta automatización porque de repente una fábrica completamente automatizada está funcionando en cuarentena sin problemas y los gerentes están supervisando desde su escritorio en casa mientras la fábrica manual,  lamentablemente, no está trabajando. Mi recomendación es que seamos todos líderes de ese cambio porque si no vamos a ser víctimas de él.

Completamente de acuerdo Leo, creo que esto que nos estás compartiendo es sumamente valioso para que la gente reciba ese impulso que necesita para poder reinventarse, para poder ir desarrollando sus talentos y ser competitivo en un mercado en el que se va a tornar difícil en los próximos meses

Leo Piccioli: Sí, totalmente es un desafío, pero como todo desafíos es una oportunidad. Vamos a salir de acá, de todo este desafío mucho más fuertes, mucho más sólidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *