Trabajo presencial: ¿potencia la creatividad?

trabajo_presencial_creatividad

Cada vez, más empresas apuestan porque sus empleados vuelvan al trabajo presencial. Ante la demanda de la vuelta, se ha argumentado que el trabajo en la oficina fomenta la creatividad y permite un mejor trabajo en equipo, donde las ideas fluyen.

¿Pero realmente se potencia la creatividad en la oficina?

Algunos expertos afirman que hay cierta magia del proceso que solo se consigue en el cara a cara. La pantalla dificulta compartir ideas y permite mantener y trabajar en lo de siempre.

Uno de los desafíos principales del área de Recursos Humanos y de muchos equipos creativos ha sido buscar la forma de generar en remoto, la misma productividad y energía, de poder realizar un trabajo innovador, aunque hubiera una pantalla de por medio.

Por otro lado, hay personas para las que el caos de la oficina dificulta la inspiración y el focalizarse en una tarea. Algunos han usado este tiempo para crear una rutina y aprovechar las horas de mayor lucidez. Atrás, quedan los cafés con compañeros o el trayecto hasta la oficina; si la primera hora es la mejor, el trabajo en casa les ha permitido aprovecharla al máximo.

Como siempre, cada persona es un mundo. Sin embargo, algunos psicólogos han alertaron de problemas de aislamiento al trabajar toda la jornada semanal desde casa. La socialización en la oficina permite compartir ideas y sacar proyectos tras tener conversaciones diferentes con varios miembros.

Un estudio de la Escuela de Negocios IESE ha analizado la experiencia de 3000 trabajadores de diferentes nacionalidades. El análisis concluye que ni el trabajo remoto impide la creatividad ni la oficina en sí misma la fomenta. Hay muchas circunstancias que participan en la innovación: la personalidad del trabajador, la edad, las circunstancias personales, las necesidades…

Este informe también señala que la flexibilidad de poder elegir ambas modalidades permite integrar en el mundo laboral, ciertas personas que pueden estar en desventaja, como cuidadores, personas con niños pequeños; e incluso, estudiantes.

Hay muchas personas cualificadas para puestos de trabajo que se enfrentan a la dificultad de ejercerlos, por no contar con la flexibilidad necesaria para atender sus responsabilidades como cuidadores. Puede ser que estemos perdiendo talento por no tenerlos en cuenta.

Las oficinas: ¿preparadas para la vuelta?

Lo hemos comentado anteriormente, pero el trabajo presencial supone también que el colaborador entre en contacto con constantes distracciones, que a menudo, no benefician la concentración.

Los encuentros esporádicos, los comentarios, mensajes y reuniones improvisadas pueden tirar por tierra una jornada ajustada y de tiempo limitado.

Muchos trabajadores, si se les permite, usan los auriculares para aislarse del ruido y poder concentrarse en sus tareas o pensamientos. Cada colaborador que trabaja en una oficina pierde una media de 86 minutos de su tiempo en distracciones en el entorno laboral, según una encuesta realizada por Steelcase e IPSOS a 10.000 trabajadores de 14 países.

Sin embargo, la vuelta puede promover de nuevo el trabajo en equipo, las interacciones multidisciplinares y las conversaciones que terminarán llevando a alguna idea exitosa.

Para pensar en una vuelta total, debemos tener en cuenta la necesidad de espacio vital que nos ha hecho necesitar la pandemia. Lejos quedan las mesas con muchas personas o los espacios pequeños.

El miedo de lo que hemos vivido permanece en nuestro subconsciente, como una manera de recordarnos lo importante que es la supervivencia.

En este año que entra, deberemos seguir manteniendo las distancias de seguridad, pensar en la renovación del aire, la desinfección; y también, contar con salas de reuniones equipadas. Ello, para no crear ansiedad en los participantes y en aquellos que necesiten más silencio o concentración para ciertas tareas.

El 95% de los trabajadores considera imprescindible contar con un espacio privado donde poder realizar parte de su trabajo. Sin embargo, menos de la mitad (41%) no dispone de ello, porque sus zonas de trabajo son diáfanas y carecen de despachos para concentrarse o mantener reuniones formales o informales de carácter privado.

Lo que hemos aprendido de la pandemia

No queremos quedarnos con una sensación pesimista de esta vuelta, sino todo lo contrario. La pandemia nos ha enseñado que es posible trabajar de forma híbrida, distribuir el espacio de la oficina y combinar modalidades de trabajo; incluso, en un mismo departamento.

Hay empresas creativas que han renunciado a sus oficinas, como WordPress, que ha apostado por un teletrabajo al 100%. Otras han celebrado la vuelta de todos sus miembros y otra  gran mayoríasigue gestionando personal en ambas modalidades.

La pandemia nos ha permitido conocer herramientas que facilitan el trabajo en la distancia y permiten compartir la documentación entre personas ubicadas en distintos lugares. El trabajo colaborativo se ha mantenido a pesar de la distancia, lo que supone que la habilidad se ha trabajado y se puede potenciar en esta vuelta.

Las herramientas han facilitado la dinámica del trabajo y pueden ayudar en formato presencial. Además, la vuelta al lugar del trabajo reducirá  el uso de videollamadas y  los días presenciales se convertirán en una forma de agrupar reuniones.

Las dinámicas han cambiado; y ahora, muchos colaboradores se preguntan si volver al modelo de antes tiene algún sentido. En algunos sectores, es primordial, pero en otros, se plantea la modalidad híbrida como forma de balancear mejor vida y trabajo.

No es extraño que estos días veamos cómo crecen los debates sobre la vuelta a la oficina y se presencien movimientos en algunos sectores, como el tecnológico, cuyos profesionales buscan el trabajo 100% remoto.

Desde CompuTrabajo, recomendamos a los responsables de las empresas y RR.HH. escuchar las necesidades de los trabajadores y acompañar de forma personalizada, a todos los equipos. Debemos ver cómo generar compromiso y reducir la fuga de talento en este cambio, que supondrá nuevamenteun desafío para las organizaciones.

Será necesario reconocer a aquellas personas que se adapten mejor a las decisiones tomadas. Y tener en cuenta el salario emocional con planes específicos, para ayudar a aquellas personas que tengan dificultades para la vuelta, ya sea por tener personas dependientes a cargo o debido a incompatibilidades con sus circunstancias personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *