¿Tus colaboradores faltan al trabajo? Reducí el ausentismo laboral

Si tus colaboradores faltan de forma recurrente al trabajo, es hora de ponerle fin. Para reducir el ausentismo laboral, primero, se debe hablar de las causas y de las soluciones para que este KPI mejore en tu organización.

El ausentismo produce un costo financiero para la economía de la empresa. Al no asistir a sus puestos, se produce una disminución de productividad, ingresos y beneficios, además de los costos del reemplazo.

Ausentismo laboral: qué es y cuáles son las causas

El ausentismo laboral es un patrón habitual o repetitivo de ausencias al puesto de trabajo por parte de un empleado. Normalmente, se caracteriza por faltas de asistencia no justificadas o que no están claras para el empleador.

El ausentismo de los colaboradores está aumentando, según un reciente estudio de CareerBuilder. Casi el 40 % de los trabajadores falta al trabajo alegando enfermedad, cuando en realidad es otra la causa por la que no van a trabajar.

Estas bajas no solo afectan a los ingresos de la compañía, sino que también pueden desmoralizar al resto de los colaboradores, que debe asumir con frecuencia, el trabajo de sus compañeros. El ausentismo recurrente puede causar conflictos dentro de los equipos y con la dirección.

Cuáles son las causas

Generalmente, se asocia con empleados que sufren un mayor estrés o una sensación de desconexión con la empresa; ya sea por una carga extra de trabajo o por estar en un ambiente “tóxico”.

Hay que abordar este síntoma, ya que:

  • Los colaboradores que no se sienten reconocidos en el trabajo tienen el doble de probabilidades de abandonar la empresa en menos de un año. Por otro lado, aquellos que son reconocidos están más comprometidos y son más leales a la organización.
  • El 76 % de los millennials, según Forbes, dejaría un trabajo, si no se sintiera apreciado.
  • Solo 1 de cada 3 trabajadores admite haber recibido halagos por haber realizado un buen trabajo en los últimos 7 días.

4 pasos para prevenir el ausentismo

1. Establecé una política de asistencia y dejá claras las normas. De este modo, los colaboradores sabrán a ciencia cierta, qué se espera de ellos y qué acción disciplinaria puede aplicarse al faltar. Si contás con un horario flexible, asegurate de que cada empleado sepa el planning de las horas de entrada y salida, así como los días u horas de asuntos personales. Es importante conocer el procedimiento, tanto por parte de los colaboradores, así como de los directores.

2. El problema de ausentismo se percibe con el tiempo, cuando seguramente es más difícil neutralizarlo. Para ello, es importante saber cuáles van a ser las acciones disciplinarias, en caso de producirse, y aplicarlas de forma constante y objetiva. La política de asistencia es una guía para que todo el mundo sepa cómo y cuándo actuar.

3. Monitorizar las ausencias de los empleados. Podés usar softwares de gestión de talento para registrar las asistencias y las ausencias. Estas herramientas te permiten ver de forma clara y precisa, las tendencias y anomalías del personal.

4. Hablar con los implicados antes de que se agrave la situación. Cuando un empleado se ausente de forma injustificada o con una justificación poco clara, es fundamental que el departamento de RR.HH. o su director de equipo hablen con él. Este planteamiento tiene un impacto positivo en las tasas de absentismo, ya que el colaborador sabe que la empresa está al corriente y se preocupa por él.

El caso contrario: el presentismo laboral

En este artículo, también hablaremos del caso contrario: el presentismo. Es decir, cuando un colaborador va al puesto de trabajo, pero hay una disminución de productividad y calidad debido a problemas de salud.

Una práctica muy habitual, sobre todo, en áreas muy competitivas o cuando el colaborador siente un profundo compromiso por la empresa y le da miedo pedir unos días de descanso.

Un estudio realizado por Canada Life aporta estos datos, que pueden usarse como referencia del mercado laboral:

  • 9 de cada 10 trabajadores afirman haber ido a trabajar cuando se sentían enfermos.
  • Un 47 % de los empleados acudiría a su puesto de trabajo, aun padeciendo un virus estomacal.
  • Un 55 % iría a trabajar, si tuviera gripe, a pesar de la alta probabilidad de que el virus se propague entre sus compañeros.
  • Casi la mitad de los colaboradores afirma que se ha enfermado debido al contagio por parte de un colega en más de una ocasión.

Esto sucede principalmente porque: los empleados sienten que estar enfermos no les garantiza ningún día libre (69 %); tienen una alta carga de trabajo (34 %); la carga salarial que implica (22 %) y la culpabilidad de dejar algún tema pendiente a los compañeros (12 %).

A la vez, el presentismo tiene un alto costo para las empresas. HR GrapeVine, medio especializado en recursos humanos en Inglaterra, estima que el presentismo cuesta unos 18 mil millones de dólares a la empresa, solo en temas de salud mental.

Si se tienen en cuenta las pérdidas por productividad debido a los colaboradores resfriados, con gripe u otros problemas de salud, entonces el costo es mayor.

Los problemas de presentismo también están asociados con niveles más bajos de motivación del personal, una mala cultura de la organización y mayores tasas de rotación.

¿Y qué puede hacerse para combatir el presentismo?

En primer lugar, hay que mejorar la percepción de la enfermedad en el lugar de trabajo, para que los colaboradores se sientan seguros de que no serán penalizados ni serán vistos como débiles, perezosos o menos dedicados a la empresa. En algunos casos, el presentismo laboral es el resultado de una cultura empresarial poco saludable.

Las opciones de trabajo flexible, una carga de trabajo más reducida o apoyo en el lugar de trabajo son algunas de las soluciones que han presentado los encuestados del informe.

Todo es cuestión de bienestar

Para mejorar el bienestar que experimentan los colaboradores, es necesario conocer sus preocupaciones y apoyarlos para que se sientan seguros en el ámbito laboral.

Podés realizar encuestas de clima laboral o realizar test recurrentes. Así, sabrás qué piensan y cómo se siente el equipo.

Elaborar una estrategia centrada en el bienestar del empleado es una de las principales tendencias de este año 2020. Apostar por una excelente Employee Experience es necesario para mantener a los colaboradores dentro del grupo de trabajo y evitar la fuga de talento hacia la competencia.

Ahora, es el momento de saber cómo está tu equipo y mejorar los KPI, en relación con el ausentismo y presentismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *