Vuelta al lugar de trabajo: ajustándonos a la nueva situación

regreso_lugar_trabajo

Hace ya casi un año y medio que la mayoría de los colaboradores han tenido que adaptarse a trabajar en remoto, a configurar su día a día delante de una pantalla. Esto parece que poco a poco va cambiando y hay empresas que ya estudian o ya han empezado a volver a las oficinas o lugares de trabajo habituales.

La vuelta a las oficinas se sustenta en dos pilares básicos: los estímulos positivos para volver y la percepción de seguridad que tienen los colaboradores.

Casi el 70% de los empleados en Estados Unidos considera que hasta que no estén vacunados completamente, no deberían regresar a la oficina, según Forbes.

Sin embargo, esta creencia es diferente según cada país y la necesidad de cada empresa. Si tu organización está preparando la vuelta, este artículo te interesa.

Logística y bagaje emocional

Tras más de 15 meses pensando en que la seguridad recae en el no contacto, ahora parece ilógico que los colaboradores se sientan a salvo si hay mucha gente alrededor. Es momento de devolver la confianza y la tranquilidad para poder compartir espacios.

En este caso, el área de Recursos Humanos debe garantizar la desinfección de la oficina, el protocolo de limpieza de las zonas comunes; y también, los turnos para que el personal pueda usar el comedor, la ansiada zona del café o los baños. Es decir, es necesario organizarlo con coherencia para evitar la concentración masiva de personal en ciertas zonas.

Esto requiere un complejo protocolo de actuación y logística que permita la convivencia en un mismo espacio de diferentes profesionales y sin sobrepasar las medidas de protección indicadas por el organismo de sanidad.

Por ejemplo, será necesario abastecer de espráis desinfectantes, separaciones en el lugar de trabajo, así como chequeo de la temperatura, prueba de antígenos, uso del espacio adaptado al máximo permitido… Del mismo modo que en un departamento, se darán formas diferentes de trabajo: remoto, híbrido o presencial.

El aspecto social también será diferente: no puede haber mucha gente el mismo día en la oficina y las celebraciones deberán hacerse de forma distinta, sin estar todos en un mismo espacio. Adiós a soplar velas, pero es una buena oportunidad para los mánager y gestores de buscar formas alternativas de celebrar hitos.

Algunas empresas han optado por certificar su lugar de trabajo como libre de Covid. El Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) ofrece la certificación del Sello IRAM Protocolo COVID-19 Verificado, que evalúa si el protocolo es adecuado para la organización.

En cada país, se han establecido medidas diferentes que se pueden consultar en la página web del Ministerio de Salud.

En referencia al bagaje emocional, deberemos prestar atención a cómo se encuentra el equipo y qué problemas de reconexión o salud tienen para adaptarnos a sus integrantes.

En este caso, es central comunicarles con claridad qué medidas se toman, por qué son importantes y que pasará si alguien no las cumple. Si las instalaciones lo permiten, es muy buena iniciativa habilitarles espacios para sentirse seguros mental y físicamente.

Elementos que debés tener en cuenta para un retorno seguro

Es fundamental tener en cuenta algunas cuestiones clave para considerarlas antes de la vuelta a la oficina o zona de trabajo.

Vamos a compartir 5 puntos clave para poder elaborar el protocolo o la estrategia de regreso a la oficina:

1. Clasificar los puestos de trabajo en función de su exposición. Esta clasificación te dará un listado de los puestos con riesgo más alto de exposición y aquellos que tienen un nivel bajo de exposición.

2. Las disposiciones legales de los centros de trabajo. En Perú, por ejemplo, las empresas deben elaborar un plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo, documento que deberá ser enviado al Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo (CSST).

3. Elaboración del protocolo de seguridad y su comunicación. El área de RR.HH. deberá realizar un documento de acceso para todo el mundo, en el que se detallen las medidas de seguridad adoptadas por la empresa y las obligatorias para los colaboradores. También, se deberá dedicar parte de su tiempo a comunicar y difundir el mensaje para seguridad y tranquilidad de todo el equipo.

4. Nuevas medidas de limpieza y desinfección. Antes de la vuelta, deberán ser evaluados los turnos y tener en cuenta las medidas de limpieza y desinfección. Esto afectará los descansos obligatorios por parte del personal cada vez que se desarrolle una desinfección del área.

5. Protocolos de reincorporación al trabajo tras la detección de Covid según el grado de afectación. En este caso, aquellos que hayan tenido que permanecer en aislamiento se incorporarán tras 14 días, si la prueba ha sido negativa. Si el resultado espositivo, dependerá exclusivamente de las pautas médicas para cada caso.

La evolución de las oficinas

Las oficinas tal y como las conocíamos antes pueden desaparecer ante la irrupción de un nuevo paradigma.

Las sucursales, hasta ahora, eran lugares donde encontrarse con los compañeros y jefes para trabajar en común con un fin único.

La pandemia ha provocado que las formas de interactuar hayan cambiado. De hecho, hoy,  las salas virtuales ocupan un espacio importante en el día a día de colaboradores y clientes.

Sin embargo, es evidente que las oficinas juegan un rol importante en la interacción laboral. Los seres humanos somos seres sociales y necesitamos compartir e interactuar para crear lazos de pertenencia.

Los expertos aseguran que seguirán siendo un punto de encuentro, ya que los espacios virtuales (aunque útiles) presentan dificultades para mantener a largo plazo la productividad, mantener la motivación o incitar la innovación.

Las relaciones interpersonales son fundamentales para mantener la motivación y satisfacer las necesidades sociales de las personas. Y por eso, las oficinas tienen un lugar principal en la ecuación.

Aunque debemos ser precavidos y ya hemos podido ver que este cambio nos plantea muchas oportunidades de crecimiento.

La readaptación de los espacios es algo común en grandes empresas. En algunos sectores, como pueden ser los de software y tecnología, la empresa anima a sus colaboradores a trabajar sin puestos fijos y a compartir espacio con otros miembros de la organización, aunque no sean del mismo equipo.

Esa propuesta parece surgir de la necesidad de colaboración y de la creación de equipos multidisciplinares que busquen soluciones alternativas a los problemas reales con las que se encuentran día a día.

Ya habíamos visto, hasta la fecha, la proliferación de espacios de coworking; e incluso, el trabajo nómada. Ahora, las oficinas deben cambiar para adaptarse a las nuevas dinámicas y metodologías laborales.

Parece que este año 2021 trae un nuevo desafío a los departamentos de HR. Así, la evolución de la oficina y las nuevas metodologías de trabajo son dos grandes propuestas que pueden ser una buena manera de entusiasmar y enamorar de nuevo al talento.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *